(194) Julia Butterfly y sus 738 días arriba de un árbol

julia.jpg

(cc) holisticgeek

En Estados Unidos solían decir que cuando aparecías como artista invitado en un capítulo de la popular serie “Friends” era porque estabas en tu mejor momento. Con los Simpsons pasa algo parecido. Si hasta el comercial de Nike de Cristiano Ronaldo sale haciéndole un túnel a Homero. Julia Butterfly Hill hizo mucho más que eso: inspiró un capítulo entero. Sí, tal cual, cuando la pequeña Lisa se subió a un árbol que pretendían talar. Y lo hizo como una de sus heroínas: Butterfly Hill.

La historia de Julia dio la vuelta al mundo. En 1997 la compañía forestal Pacific Lumber se disponía a talar un bosque en el Estado de California que contaba con una Secuoya de 600 años, algo que Julia, simplemente, no iba a tolerar. Por lo que no se encadenó al árbol ni trató de detener las máquinas. No. Se subió a él. Y no se bajó, hasta 738 días después. Eso es tener convicción por algo.

Y logró su objetivo: La compañía decidió no cortar el árbol ni tampoco los que estaban a 60 metros a la redonda. Pero esto también fue posible gracias a que se mantuvo conectada todo el tiempo gracias a paneles solares y así fue contando la su historia y la de Luna, nombre con la que bautizó a la Secuoya.

Aparte de tener la fundación Circle of Life, que apadrina causas de protección y desarrollo, Hill significó un cambio de enfoque en el activismo verde y claramente le dio un espaldarazo a todos aquellos que se sienten solos en su lucha por tratar de salvar el Medio Ambiente diciéndoles “tú puedes hacerlo”. No se necesitan millones de dólares ni grandes contactos en el senado, sino dos cosas: Convicción y determinación. Dos cosas que Jualia Butterfly Hill tiene de sobra.