Techos Verdes: una tendencia que gana cada día más adeptos en el mundo

5850122b286d45994.jpg

(cc) alykat

Crear jardines en las terrazas o techos de los edificios es una tendencia mundial en alza junto a las Fachadas Vegetales. Los techos verdes no son sólo atractivos a la vista, sino que también generan numerosos beneficios medio ambientales a las ciudades. Mejoran la calidad del aire, posee considerables ventajas en la regulación de las temperaturas, reducen los ruidos ambientales y a su vez prolongan la vida útil del techo.

Como ves tener un techo verde en una casa o lugar de trabajo reporta grandes beneficios, por lo mismo entérate de todos estos y por qué no, anímate a tener tú también el tuyo.
Los llamados techos verdes son una manera de contribuir al mantenimiento ecológico del ambiente urbano. Utilizando terrazas y azoteas para ubicar jardines, se emplea un sistema compuesto por un mínimo de tres capas. Una primera capas de aislación, con el fin de no dañar los materiales de construcción, y segunda capa para el crecimiento de las plantas y una tercera capas de irrigación para el agua que éstas consumen.

Se pueden instalar techos verdes  casi en cualquier superficie de terrazas o azotea, sin embargo es muy importante que un experto sea quien asegure que la losa podrá resistir el peso de las capas, existiendo así dos tipos de sistemas de techos verdes.  Los intensivos, que son aquellos que requieren un espesor de suelo considerable para cultivar plantas grandes y césped además de trabajo de irrigación, abono, entre otros cuidados. Y por otro, los techos extensivos, diseñados para requerir un mínimo de atención o mantenimiento.

Los beneficios de los techos verdes –como contábamos anteriormente- son muchos. Como primera opción permiten que las plantas favorezcan a la reducción del dióxido de carbono a través de la fotosíntesis, reportando beneficios sobretodo en grandes ciudades, las cuales generalmente son las más afectadas por la contaminación. Ayudan a impedir excesos de agua cuando ocurren lluvias muy fuertes, se puede cultivar alimentos en ellos, ayudan a la  aislación térmica -al enfriar la temperatura de las viviendas u oficias en verano y calentandolas en invierno-, prolongan la vida útil del techo, y por último ofrecen un nuevo espacio de descanso y distracción.

Las medidas para impulsan estas plantaciones ya está marchando en muchos países. Sin ir más lejos en Estados Unidos existen normas, recomendaciones y leyes que incentivan el uso de tecnologías verdes en los edificios. En ciudades como Vancouver, Chicago, Stuttgart, Singapur o Tokio, ya existen leyes que obligan a cubrir el 20% de las terrazas de los edificios con plantas. En Latinoamérica  Buenos Aires lleva la batuta, luego de que la alcandía anunciara por estos días la rebajará a los impuestos a cambio de la instalación de jardines en las azoteas de los edificios con el fin de mejorar el ambiente y ahorrar energía.