Y tú, ¿cómo celebraste el día mundial sin autos?

bici-4.jpg

(cc) Quiltro elemento

Hoy en la mañana se armó una buena conversación en la mesa de contenidos de Betazeta sobre la efectividad del “Día Mundial Sin Autos” celebrado ayer en todas partes del mundo. La discusión giró en torno a que muchas veces los grupos ecologistas o las personas que simplemente tratan de ser lo más responsable posible con el Medio Ambiente, suelen sentir que están solos en esta lucha. Y lamentablemente, solos no lograrán el cambio que la Tierra necesita.

Entonces, ¿qué se puede hacer? Ayer varios ministros llegaron en bicicleta a La Moneda. Okey, bonito gesto. Me pregunto si también se habrán vuelto a sus casas en ellas. No. De hecho, las bicicletas se las fueron a buscar otras personas en camionetas. ¿Feo o no? Por qué no mejor, en vez de hacer ese show exclusivamente para los medios, se toman mayores medidas para reducir la dependencia que se genera del automovil con más y mejores ciclovías, más “préstamos de bicicletas” como lo hace la Municipalidad de Providencia, etc. La otra vez les contamos de lo bien que funcionaba el sistema barcelonés con bicing. Ese modelo claramente debiese ser replicado por todos los países del mundo!

Cada día hay más y más autos en las calles. Porque no todos los domingos son los días mundiales sin auto, planteaba un colega. Sería bueno. Muy bueno. Pero luego volvía la triste resignación “pero no sacamos nada si somos 3 pelagatos”. Y claro, no sacamos nada.

La educación ambiental es algo que se debiera enseñar en los colegios. Si bien es un tema que claramente le concierne al Ministerio del Medio Ambiente, debería empezar a preocuparle al Ministerio de Educación, porque la única forma de lograr avances en esta materia es insertar esta forma de vivir la vida desde niños, para que cuando crezcan y quieran ir a arrendar una película al Blockbuster que tienen a una cuadra de su casa, vaya caminando y NO EN AUTO.

Ayer Mapcity se sumó a la campaña desde donde puede hacerlo: Publicó un mapa en donde aparecen todas las ciclovías de Santiago. Y aunque Santiago NO ES CHILE, algo es algo. Lo que se agradece. Así que si ayer tuviste que usar tu auto por distintas razones, hoy, mañana o pasado, puedes usar la bici y así fomentar una actividad que hace bien para la salud de uno y la del planeta.