(145) Chico Mendes: El mártir del Amazonas

chicomendes.jpg

(cc) Agência de Notícias do Acre

Este último tiempo se le ha colgado la etiqueta de héroe muy fácil a ciertas personas. Se viene a mi mente una caricatura muy buena que acompañó alguna vez una nota de VV sobre Al Gore en la que salía justamente él luego de ganar el premio Oscar al mejor documental por “Una verdad incómoda” bajándose de un jet privado para subirse a una limosina y en donde se leía un comentario del ex candidato a la presidencia de Estados Unidos que decía: “Estoy aquí para hablar del calentamiento global y la necesidad de reducir el consumo de energía”.

Y ojo, que yo no pretendo poner en duda el verdadero compromiso de Al Gore con el medio ambiente, pero sí creo que es mucho más fácil concientizar sobre el calentamiento global arriba de un jet privado que transporta a una o dos personas y genera una huella de carbono gigante, que desde la jungla del Amazonas para pelear en contra de la extracción de madera ilegal, como lo hizo Francisco Alves Mendes Filho, más conocido como Chico Mendes.

Mendes no ganó el Premio Nobel de la Paz ni tampoco un Oscar, pero sí se ganó el respeto de toda una nación, Brasil, y el de muchas más y también el de todos los grupos ecologistas que pelean día a día por la protección del Amazonas.

En 1965 el gobierno brasileño decidió que ya no era rentable seguir “desaprovechando” el Amazonas en grupos de recolectores de caucho y tribus originarias de Brasil, por lo que comenzó a promover un proyecto para “desarrollar” esa zona mediante programas de colonización en los que se les entregó a grandes terratenientes más de seis millones de hectáreas con títulos ilegales de posesión, sin importar si esas tierras eran de poblaciones indígenas o de familias de seringueiros (recolectores de caucho).