Londres busca posicionarse como el paraíso de los ciclistas

14958130308c740b6bda.jpg

(cc) Anvica

Lo ocurrido ayer en la ciudad de Londres podría haber sido catalogado como una revolución sobre dos ruedas.  Así ocurrió, luego de que miles de londinenses se vieran obligados a movilizarse hacia sus lugares de trabajo en bicicleta, esto debido a la masiva huelga que funcionarios del metro realizaron tras  el despido de unos 800 trabajadores.

Con un sistema de bicicletas públicas inaugurado hace tan sólo un mes, el mensaje del alcalde de la ciudad, Boris Johnson fue: “todos a movilizarse sobre ruedas”. El mensaje no podía ser otro, esto porque desde que Johnson fuera elegido alcalde el año 2008, una de sus mayores aspiraciones ha sido convertir a Londres en la capital europea del ciclismo. Un ambicioso desafío que ha sabido sacar adelante gracias a la disposición de 6 mil bicicletas y a los 335 puntos de arriendo repartidos por toda la ciudad, y que para finales de año se esperan superar los 400.

Con una importante institución bancaria como patrocinador, y más de 11 mil residentes inscritos, las bicicletas azules o “Boris-bikes” no sólo buscan imponerse como el medio de transporte más económico y ecológico, sino que también buscan romper la imagen de una precaria cultura deportiva, sobre todo ahora de que los Juegos Olímpicos del año 2012 se encuentran en cuenta regresiva.