(040) La historia del vehículo eléctrico

chevroletvolt.jpg

(cc) gmeurope

El coche eléctrico fue uno de los primeros automóviles que se desarrollaron, hasta el punto que existieron pequeños vehículos eléctricos anteriores al motor de cuatro tiempos sobre el que Diésel (motor diésel) y Benz (motor gasolina) basaron el automóvil actual.

Entre 1832 y 1839 (el año exacto es incierto), el hombre de negocios escosés Robert Anderson, inventó el primer vehículo eléctrico puro. El profesor Sibrandus Stratingh de Groningen en los Paiese Bajos, diseñó y construyó con la ayuda de su asistente Christopher Becker vehículos eléctricos a escala reducida en 1835.

Un vehículo eléctrico es un vehículo de combustible alternativo impulsado por uno o más motores eléctricos. La tracción puede ser proporcionada por ruedas o hélice impulsadas por motores rotativos, o en otros casos, utilizar otro tipo de motores no rotativos, como los motores inerciales, los motores inerciales, o aplicaciones del magnetismo como fuente de propulsión, como es el caso de los trenes de levitación magnética.

Francia y Gran Bretaña fueron las primeras naciones que apoyaron el desarrollo generalizado de vehículos eléctricos. Debido a las limitaciones tecnológicas, la velocidad máxima de estos primeros vehículos se limitaban a una velocidad aproximada de 30 km/h. Pero justo antes de 1900, antes de la preeminencia de los motores de combustión interna, los automóviles eléctricos realizaron registros de velocidad y la distancia notables de hasta 105,88 km/h.

Ford desde 1908 contribuyó a la caída del vehículo eléctrico, por la venta de su modelo en serie Ford A.