(012) La verdad sobre las ampolletas económicas: Un tema para discutir

ampolleta-2.jpg

(cc) John Steven Fernandez

La lámpara compacta fluorescenteCFL (sigla del inglés compact fluorescent lamp) o también conocida como la lámpara que economiza energía, dado que ahorran un 25% de energía en relación a las ampolletas incandescentes convencionales y tienen una duración de 10 a 15 veces mayor, han sido incorporadas como un elemento de ahorro energético. Pero el problema es el siguiente, estas ampolletas contienen mercurio y no se podrán botar a la basura ni menos incinerarlas.

Las ampolletas compactas fluorescentes han sido muy bien recibidas. A pesar de ser más caras que las ampolletas incandescentes, tienen una gran ventaja ecológica: consumen menos energía. Por ello se han transformado en símbolo de los ecologistas.

Pero tienen otro inconveniente: contienen mercurio un elemento extremadamente tóxico, por lo que complica el deshacerse de ellas. El mercurio es un metal pesado que afecta el desarrollo del sistema nervioso, especialmente en el feto y los niños durante sus primeros años. El problema es preocupante por el volumen de mercurio involucrado en el creciente mercado. En la actualidad, la Agencia de Protección Ambiental, EPA, de Estados Unidos, estima que un sexto de los niños ya nace expuesto a niveles altos de mercurio que pueden afectar su capacidad de memorización y aprendizaje.