Terapia hortícola: medicina complementaria a través del jardín

plantando-1.jpg
(cc) Sirwiseowl

Es una terapia que está creciendo a medida que pasan los días. Los resultados han avalado esta nueva técnica para sanar mente y cuerpo a través de la jardinería que ya se practica en varias partes del mundo.

En el último tiempo una serie de investigaciones han demostrado lo beneficiosas que pueden ser las plantas y los trabajos con ellas  en personas con trastornos físicos o mentales. También se ha constatado que ayudan a pacientes graves a recuperar su independencia, sus habilidades manuales y su calidad de vida. Y además, ayudan a las personas que sufren de autismo a expresar sus sentimientos y hacer amigos. Todo esto gracias al intercambio de información entre quienes practican estas terapias.

Independiente que recién en nuestros días se esté hablando propiamente tal de esta nueva forma de sanar, en países como Estados Unidos se estudia hace mucho tiempo e incluso se enseña en universidades desde los años 50. Benjamin Rush (1746-1813), quien es considerado el padre de la psiquiatría americana en su tiempo señaló: “Excavar la tierra con las manos tiene un efecto curativo en los enfermos mentales”. A estas declaraciones hay que agregarles las Leonard Maeger, autor de “El jardinero inglés” en 1699, quien dijo que “no hay mejor forma para preservar la salud que pasar el tiempo libre en el jardín”.

El concepto de la terapia consiste en tratar de involucrar al paciente en todos los procesos que conlleva la jardinería, incluso en la posterior venta del producto, para incentivar de esta forma y estimular la participación de las personas.

Es más, en Estados Unidos existe la Asociación Americana de Terapia Hortícola, y que fue fundada en 1973. Según ellos, las plantas se usan porque “crecen y cambian; responden a los cuidados, y no juzgan; estimulan la participación y los sentidos, y ofrecen esperanzas”.

Más información