Parto en casa

3523551277637f7ba54e.jpg

Cada día más mujeres están prefiriendo que sus hijos nazcan en su casa, por distintos motivos: el apego de los padres con el bebé en los primeros minutos, el ambiente conocido, porque es natural, porque es sin inyecciones o máquinas de por medio, etc.

A través de Belelú supimos que en Holanda el 35% de las mamás eligen el nacimiento en la casa. Ese país está preparado para posibles emergencias e incluso atienden cesáreas cuando algo se complica. Outcomes of planned home births with certified professional midwives: large prospective study in North America, es un estudio que publicó la revista médica British Journal para comparar el parto en casa v/s el parto en hospital.

Estudiaron 5.418 nacimientos en el hogar, el 87% fueron totalmente exitosos. Sólo el 3,7% tuvo que ser cesárea, frente al 19% de intervenciones quirúrgicas que se hacen en los hospitales, en Estados Unidos y Canadá.

Lo que yo rescato del parto en casa, a parte de que sea natural, es que ambos padres participan en el nacimiento y muchas veces el hombre tiene un rol tan importante como la mujer, porque la acompaña durante todo el proceso y además la ayuda a que nazca el bebé. La mujer se sienta sobre él y éste empuja con sus manos la barriga. Además, existe libertad, intimidad y apoyo constante. En el hospital en cambio, no hay atención todo el tiempo y la intimidad es casi nula.

En Chile este tipo de nacimientos no es muy común y los doctores generalmente no asisten, son las matronas las que los prefieren y van a las casas. Un poco porque los médicos conocen los riesgos de este procedimiento, pero si es que haces un curso para dar a luz en la forma más natural posible y estás acompañada, no tendría por qué haber problemas.