Aprueban ducto de Celco en Mehuin

cisne.jpg

El 23 de febrero la Comisión Nacional de Medio Ambiente de la región de Los Ríos, aprobó el estudio que presentó la empresa Celulosa Arauco y Constitución (CELCO): Sistema de conducción y descarga al mar de los efluentes tratados de la planta de Valdivia.

Algunas de las razones que tiene la comunidad para no estar de acuerdo coinciden con las anunciadas por OLCA (Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales):

  • No permite la recuperación del río Cruces y el santuario natural.
  • Tienen dudas sobres los datos del medio ambiente marino entregados por EIA (Evaluación de Impacto Ambiental).
  • No tienen claros los efectos que tendrán los residuos industriales líquidos en el mar y en el río Linque.
  • No cumplen con la normativa indígena.
  • Afectará a la pesca artesanal y al turismo.
  • CELCO quiere aumentar su producción.

La historia del ducto de Celulosa Arauco es antigua, comenzó en el gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Al principio tendría una salida al mar, porque eso ahorraría mucho dinero, pero destruiría territorios ancestrales y sagrados para las comunidades indígenas del sector. Entonces, para evitar posibles conflictos con éstas, se descartó la idea.

El conflicto que se vive es principalmente porque los residuos industriales no tratados eran descargados a las aguas del santuario de la naturaleza Carlos Andwanter en mayor proporción que lo estipulado. Eso provocó la muerte de los cisnes del lugar. La solución al problema fue el ducto al mar, con eso llegó la oposición de los pescadores y la gente de Mehuin. Entonces CELCO le ofreció un bono a las asociaciones de pescadores artesanales y así éstos dejaron de oponerse para apoyar el proyecto y opacar la difusión de la defensa a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Como decía antes, el 23 de febrero aprobaron el ducto al mar.

Manfred Max Neff, político ambientalsta, dijo a inforganic que “los cisnes (muertos) son la expresión emblemática de lo ocurrido en Valdivia. El santuario Carlos Anwandter está mortalmente herido, además con serios riesgos para la salud humana. La empresa CELCO mintió sistemáticamente, desde los inicios del pre-proyecto. En suma, abusos y falsedades de impactos catastróficos, que quedan impunes. De lo único que cabe sentirse orgulloso es de la acción de los ciudadanos de Valdivia, que han dado una muestra de madurez y dignidad al defender lo suyo”.