No sólo es barro

drawnfromclay-2.jpg

Jon Marín, quien escribió este artículo, es profesor e investigador en ESDi.

Por invitación de Jurgen Bey y Rianne Makkink, el estudio Atelier NL se instaló por un tiempo en Noordoostpolder, Holanda, para estudiar mejor las características sociales y económicas de la región: una zona que ganó el mar durante el siglo XX, en la hazaña por proteger el país contra las inundaciones y por crear nuevas tierras agrícolas.

La serie Drawn from Clay encarna todas estas distinciones locales, ya que cada pieza fue hecha con los limos y fangos que iban encontrándose a medida que atravesaban las diferentes granjas por las que pasaron. Como Sterk, una de las fundadoras del estudio, dice: “un cubo lleno de tierra es anónimo, pero las historias del agricultor que la trabaja son las que le aportan su identidad”. Con este trabajo, los autores quisieron mantener la simbiosis entre el objeto y su origen de la forma más pura posible. Van Rijswijck, la otra mitad de Atelier NL, asegura que “lo que querían era que la vajilla donde se prepararan las hortalizas hubiesen salido de la misma tierra de donde habían salido éstas”.

Galería de fotos después del salto.

Los diseñadores tan sólo refinaron la mezcla de cada uno de los pedazos de suelo que recogieron para poder moldearlos y crear una serie de piezas, cada una diferente en color y textura. Cada pieza incorpora un sello con la referencia geográfica de la parcela de donde procede la materia prima. Se hace, así, visible, la estrecha relación entre arcilla y vegetación, origen e identidad, patrimonio tangible e intangible.

Link Resseny