Katharina Nagel, cuidado natural

fotoweleda.jpg

Katharina Nagel es ingeniero comercial y actualmente trabaja como jefa de marketing de Weleda Chile. Weleda es tiene productos de belleza que se basan en preservar la fuerza original de las sustancias naturales y la armonía entre el hombre y la naturaleza. Creen que mientras más conozcan la naturaleza, mejor nos conoceremos nosotros mismos y siguen a Rudolf Steiner.

Como en VeoVerde tenemos una filosofía similar, quisimos entrevistar a Katharina para que nos contara un poco más de esta empresa y cómo llegó a ser una mujer sustentable.

¿Por qué comenzaste a trabajar con productos naturales?

Durante mi carrera, hice varias prácticas laborales, entre otros, en el rubro de la cosmética en uno de los grandes líderes del mercado que me marcó. Dicha experiencia en el rubro de la cosmética de uno de los grandes líderes del mercado me marcó y empecé a entender el proceso del desarrollo y Marketing de los productos de cosmética. Comencé a cuestionar los ingredientes y el Marketing usado para comunicar dichos ingredientes químicos como si fueron “naturales” (p.ej. desarrollamos un jabón de arroz, para cuyo elaboración no se usaba ni un grano de arroz).

Se me generó un conflicto interno, comunicando y promoviendo algo que se basa en un puro concepto de Marketing sin fondo real. En Weleda encontré la posibilidad de realizar un Marketing auténtico, donde trabajamos con productos que realmente cumplen con lo prometido, los ingredientes de la más alta calidad siendo 100% naturales.

¿Qué beneficios tienen para piel los productos orgánicos frente a los elaborados con químicos?

Siendo la piel el órgano más extenso del cuerpo humano, su salud está íntimamente ligada a la de nuestro organismo. En su función como capa protectora, está sometida a permanentes cambios, sin perder el equilibrio. Su apariencia es bella, sin irritaciones y de un color sano. El secreto de satisfacer todas las necesidades y estados variables de la piel está en la estimulación de sus propias fuerzas vitales.
Los productos Weleda estimulan la función natural de autorregulación de ésta y ayudan de forma natural, a mantener su salud, vitalidad y tersura.

En la línea capilar y en la gama bucodental, Weleda sigue el mismo lema: mantener o reconstituir el equilibrio natural a través de productos especialmente afines al cuerpo humano por su pureza y por las virtudes de sus ingredientes naturales. Weleda formula sus productos con verdaderos tesoros naturales, conocidos desde hace siglos por sus propiedades cosméticas y dermatológicas únicas. Utiliza materias primas de la más alta calidad que proceden en su mayoría de cultivos orgánicos, biodinámicos y de recolección controlada. Libres de pesticidas, fertilizantes químicos o transgénicos.

Los aceites vegetales se obtienen directamente de las semillas y los frutos de las plantas. Son seleccionados por su estructura análoga a la de los lípidos de la piel, por lo cual favorecen el mantenimiento del tejido celular. Ricos en ácidos grasos esenciales y vitaminas liposolubles, nutren y suavizan la piel de forma natural. A diferencia de los aceites minerales, se asimilan fácilmente por la epidermis, ya que no obstruyen los poros y dejan respirar libremente la piel.

¿Por qué te preocupa el medio ambiente?

Por que soy parte de eso.

¿Cuál es tu gracia ambientalista?

No me llamaría “ambientalista”, pero no tengo auto, uso los transportes públicos, trato usar envases reciclables, reciclo las bolsas plásticas del supermercado, trato apoyar empresas que cuidan el medio ambiente y trato educar a mi hijo con una conciencia sana de cómo cuidar su medioambiente.

¿Por qué recomendarías los productos Weleda?

Si se habla de cosmética natural, Weleda es un protagonista indiscutido del sector. Esa posición se afianza ahora aún más, ya que se ha convertido en pionera en Chile y en toda América en obtener y promover la certificación NaTrue. Este sello de calidad mundial aporta 3 niveles de certificación para legitimar la veracidad de la cosmética natural y bio; es más exigente en el uso de sustancias auxiliares y en los criterios de producción.