China: tigres en cautiverio

3515988830eb40cdf2a0.jpg

En la lista de la WWF, de animales en peligro de extinción, el tigre ocupa el primer lugar. Bastarán sólo tres décadas para que se extinga de su hábitat natural si es que no se toman medidas para impedirlo. China ha comenzado a recuperar especies.

Según TRAFFIC, red mundial de vigilancia sobre flora y fauna, en China hay 6000 tigres en cautiverio. Existen a penas 3200 ejemplares libres en el mundo, que viven en India, Rusia y China. Hace un siglo habían 100.000, pero la caza furtiva exterminó a las subespecies: de Bali (1937), Caspio (1960) y Java (1970).

El sur de China tiene dos especies autóctonas, Amoy y Xiamen, éste se extinguió de su hábitat en 1994, pero quedan 59 en cautiverio que TRAFFIC quiere devolver a la vida salvaje. Por eso mandó dos ejemplares a una reserva en Sudáfrica para que se reproduzcan y sus cachorros sean reintroducidos a Jiangxi y Hunan, en China, este año.

En Pekín hace 15 años comenzaron a recuperar tigres a través de la cría en granja. El plan no funcionó y comprendieron que la mejor forma es recuperar su hábitat y frenar la caza. Ellos perdieron la población felina porque Mao Zedong ordenó exterminarlos en 1960 por considerarlos una plaga.

Otro factor que incide en la pérdida de la especie, es el mercado negro: venden huesos de tigre para hacer infusiones que ayudan a 25 millones de chinos con problemas óseos. Los expertos dicen que lo mejor es cerrar las granjas y prohibir la comercialización, pero eso podría aumentar la caza furtiva, según otros.

Las granjas son un problema para el comercio ilegal, pero si las cierran no sabrían qué hacer con los 6000 tigres que tienen. Un tigre en cautiverio deja de cazar porque el hombre le da la comida, por eso cuando los dejan en libertad mueren. No saben vivir sin alguien que los alimente.