El petróleo se esfuma

3130550472cf8a0d3d9.jpg

Ya pasamos el peak del petróleo. Esto significa que de ahora en adelante, la producción mundial está estancada y luego irá decayendo, o crecerá un poco en el corto plazo y luego caerá en forma cada vez más acelerada.

Un recurso que hace sólo unos 50 años se veía como infinito, se está comenzando a agotar. Esa es la velocidad con que estamos expoliando el planeta. En Chile se descubrió petróleo en 1945 en Tierra del Fuego. En 1980, la producción nacional abastecía casi el 80% de nuestra demanda. Hoy es menos del 1%. Así que en la práctica consumimos nuestro petróleo en solo 50 años.

A nivel mundial las compañías petroleras quieren que sigamos gastando este recurso de manera ilimitada. A ellas les interesan sus ganancias de corto plazo. Pero las señales de que a nivel mundial íbamos a entrar en una etapa de petróleo cada vez más escaso eran evidentes. Sólo faltaba observar con atención.

El primer síntoma fue cuando Shell tuvo que reconocer que sus reservas eran un 25% menos de las reconocidas el año 2041. Se resistieron, pues esto afectaba el valor de la compañía. Pero la realidad al final es más porfiada que los balances manipulados. Un segundo síntoma se dio con los informes del experto Saudí en petróleo, Sadad Al Husseini. Este experto de la ARAMCO (Saudi Arabian Oil Company) dijo que a contar del año 2004 la producción mundial de petróleo iba a comenzar a estancarse, para luego comenzar a decrecer. En particular cuestionó el tamaño real de las reservas en Arabia Saudita. Obviamente ya no trabaja más en ARAMCO.

La International Energy Agency (IEA) tenía una visión distinta. En su informe de World Energy Outlook, 2008, preveía que la producción mundial de petróleo iba a seguir creciendo de aquí al 2030. Claro que iba a aumentar la proporción de las fuentes no convencionales del mismo, incluyendo las areniscas de petróleo (tar sands de Canadá) y otras fuentes que ambientalmente son muy negativas.

En Noviembre de 2009 aparecieron signos de alarma: personas al interior de la IEA (un funcionario y un ex funcionario) hicieron dieron la voz de alerta: la IEA estaba manipulando las cifras, presionada por el Gobierno de Estados Unidos. Esto fue publicado en el diario inglés The Guardian.

El golpe de gracia lo ha dado una publicación de la Universidad de Upssala, Suecia, donde se analiza a fondo las hipótesis, metodología y resultados del informe de la IEA4. Se trata de un análisis riguroso que tiene una extensión de 28 páginas y será publicado en la revista “Energy Policy”. En este trabajo se analizan múltiples escenarios.

Las conclusiones son ineludibles: ya pasamos, o estamos muy pronto a pasar, el punto de máxima producción de petróleo mundial. Esto significa que el precio del mismo tenderá a subir hasta situarse muy cerca de los posibles reemplazos. También significa que la era del automóvil para todos debe cambiar. Es decir, no es viable un estilo de vida con millones de automóviles siendo impulsados por gasolina.

Así que estamos entrando en una nueva etapa: debemos enfrentar el desafío de construir la era post petróleo.