Incendios de verano

jmrobledo490x350.jpg

El verano está en marcha y nos trae muchas cosas buenas, pero también otras de las que tenemos que preocuparnos. Así como en el invierno nos tenemos que preocupar de las lluvias y el frío excesivo, en el verano nos preocupamos de las quemaduras provocadas por el sol, y no sólo en la piel, también en nuestra naturaleza.

Si bien los incendios naturales han existido desde siempre como un suceso normal en los ecosistemas, actualmente se estima que entre un 80% y un 90% de ellos no son completamente naturales, sino que son gatillados por el hombre.

Ya es común ver en estas fechas cómo se producen incendios en distintas partes, como por ejemplo en Chile, principalmente en la V región, donde por estos días lamentamos la catástrofe que afectó a 18 familias que vieron como el fuego les quitaba sus casas en el cerro Mariposas de Valparaíso.

Sin embargo, estos daños de alguna forma son recuperables. Los daños más graves son en realidad los ocurren en la biodiversidad, la tierra, las aguas y la atmósfera.

Muchas especies mueren en los incendios, no logran adaptarse a las nuevas condiciones, o escapan a otras zonas donde luego alteran el equilibrio. La tierra queda casi estéril, lo que impide que las plantas se recuperen, y el suelo se vuelve más impermeable, por lo que se dificulta la absorción del agua. Y la combustión produce partículas y gases, como el ya famoso dióxido de carbono, que quedan en la atmósfera.

Pero no todo está perdido. Podemos seguir algunas medidas de prevención y ayudar a que estas catástrofes no sigan en aumento. Sólo hay que seguir estos simples consejos:

  • No botes fósforos ni colillas en el suelo
  • No dejes tu basura tirada. Las botellas, plásticos y envases brillantes, pueden ser catalizadores de un incendio.
  • Si vas a hacer una fogata, pon piedras alrededor y antes de irte apaga el fuego con agua o tierra. También
    puedes ayudar apagando fogatas que otras personas hayan dejado mal apagadas.
  • No quemes basura ni hojas secas y, si puedes, impide que otros lo hagan.
  • Consigue siempre el número de emergencias más cercano, así, si ocurre un incendio podrás dar aviso rápidamente.

Fuentes: edufuturo.com, latercera.com, consumer.es