La granada, regeneradora y antioxidante

4081036390195a4a832f.jpg

Esta fruta milenaria viene del Medio Oriente. Tiene propiedades regeneradoras, antioxidantes, protege de agresiones externas y conserva la elasticidad de la piel.

El aceite que tiene la granada en sus semillas tiene dosis altas de flavonoides y vitamina E, estos dos elementos atrapan las moléculas dañinas para la piel y detienen el envejecimiento cutáneo prematuro. Además tienen Omega 5, una sustancia que regenera el tejido de la piel en forma natural.

La granada es cicatrizante, además tiene un efecto positivo en alteraciones dentales, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Sus cualidades antiinflamatorias y antioxidantes son útiles para prevenir el Alzheimer o el Parkinson y otras enfermedades neurodegenerativas. Para aprovechar estas cualidades es recomendable consumirla en jugos o postres.