Acuerdo de Copenhague, ni ambicioso ni vinculante

415807661017850b1ea2.jpg

La Cumbre del Clima de Copenhague concluida el sábado, fue un fracaso que certificó la incapacidad de las Naciones Unidas y de los líderes del mundo para unificar posiciones y ponerse de acuerdo en un proyecto común sobre política medioambiental. El acuerdo fué redactado y suscrito principalmente por EEUU y China, borrador paralelo al que luego se sumaron el resto de las naciones otorgándole el carácter de oficial. Las principales críticas apuntan a lo vago del acuerdo y a la falta de fechas límite claras.

Personalmente, creo que este “acuerdo de mínimos” no hace más que ratificar la inoperancia y bajeza de una clase política infectada por los intereses económicos al mismo tiempo que resalta la organización y trabajo de organizaciones ciudadanas que nos recuerdan que el cambio verdadero empieza, termina y depende de nosotros mismos. Es nuestra propia nación la que pacta los acuerdos más ambiciosos con el medio ambiente, somos nosotros como nuestros propios presidentes quienes decidimos sobre bloqueos, reducción de emisiones, reforestación y políticas sustentables. Vota por ti.

Links:
EE UU se declara vencedor (elpais.com)
Copenhague: llueven críticas contra acuerdo (lostiempos.com)
Fiasco en Copenhague (larazon.es)