“Nos quedamos sin tiempo”

2440501906e6ed259b06.jpg

Es lo que dijo Hilary Clinton, la Secretaria de Estado de Estados Unidos, en la sala de prensa de la Cumbre sobre el Clima en Copenhague: “Nos quedamos sin tiempo” y apuró la necesidad de un acuerdo.

Clinton dijo que se van a sumar al fondo de 70.000 millones de euros (US$100.000 millones) al año para los países desarrollados, a partir de 2020 si es que hay un acuerdo. La Secretaria de Estado anunció que se llegará a uno sólo si existe transparencia y compromiso de las economías emergentes, refiriéndose a China. También dijo que se van a sumar a los 10.000 millones al año para los próximos tres años.

A pesar de las palabras de Clinton, hay países incrédulos del éxito de la cumbre. China dijo que no ve posible llegar a un acuerdo para combatir el calentamiento global. Angela Merkel, la Canciller alemana, se sumó a lo que dijo China y agregó que las propuestas de los otros países son insuficientes y que la hecha por EEUU (bajar las emisiones de CO2 en 4% respecto de las de 1990) es poco ambicioso. India apoya a China y Alemania, además dijo que teme que se le acuse a los países pobres del fracaso de la cumbre.

Mañana tienen que firmar el nuevo acuerdo para reducir las emisiones. China dice que finalmente no se llegará a nada y que sólo harán un documento de mínimos. Barack Obama, presidente de Estados Unidos, dijo que hay que hacer un acuerdo político de mínimos para que los países trabajen en la reducción de contaminantes, mientras se negocia un tratado detallado y vinculante para 2010.

Al menos se resolvió algo del tema de financiamiento, que era un punto importante porque las naciones emergentes decían que no iban a firman nada sin este punto resuelto.