¿Nuclear?, no gracias

16344505996d1fb11bf.jpg

El tan cacareado renacimiento nuclear no es más que un peligroso espejismo porque tiene como objetivo convencer al público de que, si acepta la opción nuclear, podrá seguir malgastando energía como en el pasado y que, además, resolverá el problema del cambio climático. La realidad desvanecerá este espejismo pero posiblemente después de haber hecho un daño tremendo, porque habremos desperdiciado el tiempo y los recursos económicos que necesitamos para la imprescindible transición a un sistema energético renovableMarcel Coderch en “El espejismo nuclear”

Para ampliar y aportar en el debate abierto en Resurgimiento de la Energía Nuclear, escrito por Antonio, volvemos a uno de los temas claves en la problemática energética: ¿nuclear o no nuclear?.

Después del salto intentare explicar porqué la respuesta a esa duda es: Nuclear, NO gracias.

1. La energía nuclear es peligrosa: A pesar de lo que se quiere hacer creer, la industria nuclear está lejos de haber solucionado los problemas (muchos de ellos por lo demás insolucionables por su carácter de accidentes o  imprevistos) que provocaron catástrofes como las de Chernobil.

En noviembre de 2007 se produjo un escape al medio ambiente de material altamente radiactivo en la central nuclear de Ascó-1 (Tarragona). Los medios de comunicación se hicieron eco del incidente meses después. En junio de 2008, la central de Krsko (Eslovenia) sufrió un accidente que conllevó la pérdida de refrigerante del circuito primario, lo que obligó a activar la Red de Alerta Europea (ECURIE). Ese mismo mes la central nuclear de Tricastin (Francia) tuvo una fuga de decenas de kilos de uranio al Ródano. Dos meses más tarde la central de Olkiluoto-3 (Finlandia), en proceso de construcción, tuvo un incendio. Y la lista suma y sigue; Vandellós-2 (España) 2004, Mihama-3 (Japón) 2004; Ascó-1 (España) 2007, Tricastin (Francia) 2008. Cada poco tiempo ocurre un incidente o accidente por fallos humanos en las instalaciones nucleares que nos recuerdan su inseguridad, peligrosidad, y lo que es peor aún, la desinformación que rodea a estos hechos. El poder de la industria nuclear y su secretismo convenido entre núcleos de poder generalmente mantiene ocultas estas informaciones, saliendo -con suerte- a la luz, meses mas tarde. Sin duda hay algo que juega a favor de esta desinformación, y es nuestra incapacidad para ver la radioactividad, olfatearla, oírla, tocarla, sentírla… su invisibilidad juega a favor de su industria y en contra de nuestros temores.

Por otra parte, fugas radiactivas ocurrieron en la central nuclear japonesa de Kashiwazaki-Kariwa, tras el terremoto sufrido el 16 de julio de 2007. Poco después se supo que la central estaba construida sobre una falla tectónica con fortuna de que el epicentro fué a 17 km de profundidad y a varios km en línea recta de esta instalación. Ninguna central está exenta de los fenómenos naturales, y en países sísmicos como Chile, ni pensar en las catástrofes que podrían ocurrir.

En último lugar, pero no de menor importancia, las centrales nucleares son instalaciones consideradas de alto riesgo -por las agencias de inteligencia de todo el mundo- como objetivos potenciales de ataques terroristas. Este video resume bien estos temores. Además, las posibilidades de desvío potencial de materiales nucleares para la fabricación de armas atómicas con fines terroristas para la elaboración de las llamadas “bombas sucias”, es un tema, que si bien no me gusta considerar como argumento por su apelación al terror, no está fuera de la conciencia ciudadana.

2. La energía nuclear es la más sucia: Si bien es cierto que las centrales nucleares no emiten CO2 por sus chimeneas, si consideramos el ciclo completo necesario para producir la energía nuclear -esto es la minería del uranio, la fabricación del concentrado, el enriquecimiento, la fabricación del combustible, la construcción de las centrales nucleares, su mantenimiento y posterior desmantelamiento, la gestión de los residuos radiactivos, etc.- las centrales nucleares son las que generan más contaminación por kWh generado comparadas a otras tecnologías de generación eléctrica no-fósiles; todo muy al contrario de lo que el lobby de la industria nuclear quiere hacer creer.

Además, de trascendental importancia es recordar, que las centrales nucleares generan residuos radiactivos cuya peligrosidad permanece durante decenas de miles de años y cuya gestión, tratamiento y/o eliminación son cuestiones aún no resueltas. Los pro nuclear argumentan que es un problema cuya solución está en desarrollo, cuestión que me parece peligrosa, pués la fe ciega en la tecnociencia y el desarrollo científico es una nueva religión cuyo credo prefiere destruir la Tierra pensando en que mañana habitará Marte, pues la ciencia todo lo puede. El tema de los desechos nucleares no ha sido solucionado y no podemos apostar a que algún día se logrará.

3. La energía nuclear no genera independencia energética: El uranio si bien es un elemento relativamente abundante en la naturaleza, lo es en proporciones muy bajas. Su extracción es en muy pocos yacimientos, rentable:  25% Canada, Australia 19,1%, Kazakhstan 13,3%, Niger 8,7%, Russia 8,6% y  Namibia 7,8%.

Además se prevee que las reservas de este mineral (uranio-235 el combustible de los reactores nucleares) se agotarían en unas pocas décadas más considerando el consumo actual (eso sin contar un posible aumento en su demanda, de prosperar las presiones del lobby nuclear)

4. La nuclear es una energía muy cara: En Europa, y específicamente en España, las centrales requieren de fuertes subsidios estatales contínuos para poder existir. El costo del uranio es ahora 10 veces mayor que en el 2004 y cada vez lo será más, pues su extracción se encarece cada vez más debido a la baja concentración de este en los yacimientos no explotados. Además, se estima que en muchos yacimientos la extracción es más demandante en energía fósil de lo que producirá en energía nuclear y aún más, genera en este proceso mayor cantidad de CO2 de lo que hipotéticamente ahorraría reemplazando a otra fuente fósil como el gas natural.

Por otra parte, Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) concluyó que, en las condiciones actuales, la energía eléctrica de origen nuclear no es competitiva. Para que lo fuera, los gastos de construcción deberían disminuir en un 25%, los plazos de construcción de las centrales habría que acortarlos a cuatro años (el tiempo medio de construcción de los reactores nucleares terminados entre 1995 y 2000 fue de 116 meses, es decir cerca de 10 años) y se tendrían que reducir los costes de operación y mantenimiento en un 8%, entre otras cosas.

5. La energía nuclear NO es renovable: Una de las mentiras mas extendidas es el supuesto carácter renovable de la energía nuclear. Si bien la explicación técnica es un tanto compleja, resumiendo, la industria nuclear sostiene que en un futuro podrá, a partir de la misma cantidad de uranio, producir más combustible del que se utiliza en el reactor a través de un sistema denominado re-procesamiento en reactores rápidos. Eso sin considerar que dicho proceso es muy complejo, más costoso, más contaminante y peor aún de fracaso consumado en las centrales Superphenix (Francia) y Monju (Japón). Nuevamente la fe en la tecnociencia es la que sustenta argumentos tan hipotéticos como débiles.

6. La energía nuclear no es la solución al cambio climático: Nunca podrá ser una solución económicamente viable y eficiente para reducir emisiones de CO2 en la lucha contra el cambio climático. Si aún fuese una alternativa, la construcción de centrales que dieran abasto para suplir las necesidades actuales de energía, es un proceso que tardaría más que el colapso climático considerando nuestros actuales niveles de emisiones.

7. La energía nuclear no es necesaria: Casos como los de Alemania y Suecia permiten comprobar que, si hay voluntad política, es posible abandonar la energía nuclear al tiempo que se reducen las emisiones de CO2.

Links:
10 razones para el ¿nucleares? si gracias (maikelnai.es)
“Una energía sin futuro. Desmontando las mentiras de la industria nuclear” (greenpeace.org)