El diente de león

13526449eb4d224ab3.jpg

El diente de león (Taraxacum officinale) se encuentra en los caminos, pastizales y prados de prácticamente todos los continentes y es considerada por lo general como una mala hierba o maleza.

Se le atribuyen numerosas propiedades medicinales depurativas y diuréticas, además de ser un tónico natural contra la resaca de alcohol. Su uso tópico es eficaz contra las impurezas de la piel y el acné.

Sus hojas comestibles son deliciosas en ensaladas, siendo las más viejas de un gusto amargo. Sus brotes, botones y flores también se comen, incluso de estas últimas también se hace vino y mermelada.