Temporada de mover tierra

dig6.jpg

Se han ido acumulando las listas de temporada en VV, ya hablamos sobre almácigos, siembra, huertas, transplante y calendario. Ahora proponemos el tema de mover la tierra, como parte vital de todo el proceso. Esta área es un gran debate en el manejo agrícola, tanto orgánico como convencional, pues dependiendo del espacio que se cultive hay que arrendar o comparar tractores, bueyes o caballos o dedicarle tiempo a mejorar la tierra en maceteros. Nuestros lectores del rubro agrícola nos comentan además que cada día hay más propiedades de amplias extensiones que optan por la Cero Labranza, sin ser campos de manejo orgánico necesariamente.

Aqui no daremos recetas en el tema de suelos, pues en agricultura la única verdad es la experiencia. Se debe conocer bien el suelo con el que cada uno trabaja y velar porque este tenga suficientes nutrientes y variedad en su estructura: no sólo arcilla, o demasiada arena etc. En una frase de Alan Chadwick (creador del método Biointensivo):

“Devuélvele al suelo tanto como le has quitado – y aún un poco más – y la Naturaleza te recompensará con abundancia!”

Links: Biointensivo
Siembra directa

Como decíamos, lo clave es que no hay una fórmula y se pueden probar diversos métodos. A propósito de haber citado a Alan Chadwick, compartimos aqui un enlace a lo que define la práctica Biointensiva en el tema suelos.

El método de cultivo biointensivo

Por su contraste, con ésta aproximación al cultivo del suelo, los dejamos con un texto sobre la Cero Labranza:

Libro de Cero Labranza

Lo que sí es importante es observar el suelo antes de sembrar en aspectos bien puntuales que denotan la salud de este:

– Textura: es importante que el suelo tenga  buen drenaje, para que no se estanque el agua y se puedan regar las plantas bien. Para ello, si el suelo está muy compactado habrá que considerar intervenir (ver guías citadas).

– Fertilidad: si las plantas que están en el suelo tienen mal aspecto, independientes de si son malezas, arbustos, hortalizas e incluso árboles es señal de faltas en el suelo, a niveles químico y biológico generalmente. Será importante agregar algún tipo de compost o abono. Obviamente orgánico. Para hacerlo con mayor propiedad siempre es recomendable un análisis de suelo para huertos más extensos.

– Agua: en relación al primer punto se debe ver que el suelo tenga humedad suficiente (y buen drenaje) sin ser un terreno que guarde humedad, para así evitar hongos. Siempre se debe plantar donde exista facilidad para regar y considerar prácticas de apoyo como la Permacultura.

Ahora cuenten ustedes su experiencia y pregunten para ver si tenemos experiencias similiares que aporten a las soluciones.