Vitalizar el agua

Al observar el agua en la naturaleza podemos apreciar que siempre hay movimiento, oxigenación, vitalidad. En los ríos se forman remolinos, no hay avances eb línea recta e incluso el agua de lluvia no cae siempre en el mismo lugar. En una de nuestras páginas más citadas Infojardín, leímos sobre el tema y a continuación compartimos con ustedes parte de una investigación sobre los Vitalizadores de Agua, y su uso extendido en Europa.

En nuestras tuberías el agua no puede formar estos remolinos, su energía se atasca y su estructura molecular se apelmaza. El agua ya no sabe fresca y vitalizante, sino sosa y dura. Le pasa lo que a nosotros después de estar en un autobús o un metro apretados, en un trayecto en hora punta. Al salir nos sentimos agotados y sin energía, igual que el agua de grifo cuando es transportada a enorme presión por tuberías rectas.

Lo mismo puede pasar con el agua mineral que muchas veces se extrae con mucha presión a gran profundidad, lo que la hace ser un agua “inmadura” porque no mana naturalmente en la superficie, y ademas lleva semanas, e incluso meses, en botellas de plástico, lo que la hace perder su vitalidad, y ya no nos puede dar el impulso energético que es capaz de ofrcernos un vaso de agua de manantial de una fuente en la montaña.

  • La vitalización ayuda al agua a regenerarse
  • La vitalización es un proceso físico en el cual el agua es estimulada a recuperar de nuevo su carácter de agua de manantial.
  • El agua cambia su estructura molecular, lo que permite regenerarse y llenarse de energía.

Cuando comenzaron a aparecer en los años 80 los primeros vitalizadores de agua en el mercado, la Ciencia oficial los desechó, pero los tiempos han cambiado. Hoy en día incluso los vitalizadores son investigados en los Centros Espaciales de USA o Alemania para descifrar los misterios del agua.

Algunos vitalizadores son introducidos en la tubería y el agua pasa a través de ellos. Sin embargo los más modernos, de última generación, se colocan simplemente en contacto con la tubería y transmiten al agua un remolino de vibraciones armónicas y ordenadas, cambiando asi su estructura molecular.

Miles de hogares, panaderías y hoteles en Alemania, Austria, Suiza y otros países utilizan las tecnologías de la vitalización, y no solamente por su sabor más suave y fresco, sino por los efectos que tienen en la salud y el bienestar. Además disminuyen los depósitos de cal y óxido en las tuberías y en las maquinas. Las plantas crecen mejor, son más resistentes contra insectos y hongos, y en las piscinas se puede reducir la cantidad de cloro.

Investigaciones recientes, como por ejemplo las del científico coreano Dr. Mu Shik Jhon, han demostrado que los sistemas biológicos reaccionan de manera especial y favorable a las aguas que tienen estructuras moleculares hexagonales.

El Agua con una estructura hexagonal es un cristal líquido y debido a su elevado grado de “orden interno” tiene la capacidad de transportar mejor las informaciones y los señales del sistema nervioso. Es más energético y parece ser la clave para una rápida hidratación, mayor oxigenación, estabilidad del ADN y mejores procesos en el metabolismo.

Link: Vitalizadores de agua (via Infojardin)