La lechuga: un vegetal milenario

lechugas1.jpg

La lechuga (Lactuca sativa) es un verdadero emblema de lo saludable y por eso quisimos rastrear su origen. Entre las cosas que descubrimos está que fue parte de la alimentación de persas, griegos y romanos y que estos últimos la consumían al final de las comidas en la noche, para ayudar a conciliar el sueño. Su cultivo tiene más de 2 mil años y durante el imperio Romano ya se conococían diferentes variedades de esta. Su popularidad bajó en la Edad Media y volvió a ser consumida en el Renacimiento.

Su género Lactuca, incluye a las variedades más pequeñas y similares al repollo, es de la familia de las Asteráceas (Compuestas) que abarca más de veinte mil especies de las que pocas se cultivan hoy. Su nombre de familia deriva de la palabra griega aster :estrella, porque sus miles de pequeñas flores se asemejan a ellas. Entre los parientes de la lechuga están las alcachofas y los girasoles. El lugar de orígen de esta hortaliza es debatible, algunos botánicos dicen que vendría de India, otros de Eurasia y algunos de América del Norte. Hoy es consumida y cultivada en casi todo el mundo.

Link: Hortalizas y verduras (via: Consumer Eroski) Foto: Las Meriendas

Cultivo: Para cultivarla lo mejor es hacer almácigos y transplantarla cuando estos tengan al menos 5 cms de altura. Después de esto, pueden ir a tierra o estar en macetas, requieren abundante riego y tardan alrededor de 90 días hasta ser cosechadas.En estricto rigor es un cultivo de primavera, pero por los invernaderos se la puede tener todo el año. La mayoría son verdes, pero las hay incluso de tonos burdeo. Es muy rica en Calcio, Potasio y en menor cantidad también aporta vitamina C y E y las hojas más nutritivas son las externas. También aporta ácido fólico, muy importante para las mujeres en edad fertil. Entre los beneficios está ingerirla al comienzo de una comida pues facilitaría la digestión, también se le reconocen efectos diuréticos.

lettuce.jpg