Brássicas: plantas para todos los gustos

brassicas.jpg

Una de las familias alimenticias más populares son las Brássicas (Brassicaceae) y entre las variedades más comunes tenemos la coliflor, el brócoli, la mostaza y los rábanos. Las brássicas son originarias del este de Europa, de climas mediterráneos y de regiones templadas del Asia. Las variedades cultivables son anuales, bienales y las hay también arbustivas. Nuestra intención en VV, es que conozcas lo que comes desde su origen hasta las posibilidades de cultivo.

Hay brássicas para prácticamente todo el año, según la estación en la que estés puedes escoger tu planta. Lo que más importa, y es una característica común en esta familia altamente nutritiva, es que necesitan espacio, pues salvo el rábano, son plantas que demandan muchos nutrientes del suelo. Por sus valores nutritivos son además plantas propensas a depredadores, pues la competencia abunda en la cadena alimenticia! La solución para esto es tener plantas vigorosas, para que se puedan defender al menos de insectos y parásitos. Para las palomas en cultivos mayores es común que se usen mallas protectoras. En general desde VV nos enfocamos en los cultivos en casas y departamentos, pues la realidad actual es que gran parte de la población del planeta vive en urbes.

Aquí les dejamos al Brócoli como embajador de la familia.

Principios generales de cultivo de las Brássicas:

Las brássicas prefieren suelos ricos en materia orgánica por lo que será esencial comenzar con agregar abono al suelo. El pH del suelo debiera estar entre 6.5 a 7.0. Si fuese necesario se debe agregar un poco de cal para balancear. Al planificar una rotación el mejor cultivo para anteceder a las brássicas son las legumbres, como porotos (frijoles) y arvejas entre otras (pues fijan nitrógeno al suelo).

La mayoría de estos cultivos resiste ser sembrado directo a tierra, cuando las temperaturas son tan bajas como 4°C, pero para una mejor germinación de las semillas lo más recomendable será que las temperaturas sean superiores a los 7°C y menores de 30°C.

Brócoli (Brassica oleracea) Rico en vitamina C, vitamina E y fibra soluble

El brócoli se puede sembrar directo cuando las temperaturas ambientales van a estar por un período entre los 15°-21°C. Se pueden sembrar directo a tierra con una distancia de 8 cm entre cada semilla, a una profundidad de hasta 2cm y con 60 cm entre hileras. A medida que van brotando las plantas, se hace una selección para que queden las más fuertes a una distancia definitiva de 45 cms entre cada.

Si las temperaturas son más bajas, lo mejor será hacer almácigos y transplantar, luego de que las plantas tengan al menos 3cm de alto (preferiblemente más de 5cm!) se sacan a tierra y se plantan a la distancia definitiva.

Para maceteros lo más indicado será una planta por maceta, en macetas de al menos 40 cm de profundidad y 40 cm de diámetro.

Las variedades de brócoli tienen diferentes fechas hasta cosecha, pero serán entre 40 días y hasta 90.

En medicina oriental se la conoce como una familia que influye en la voluntad, aumentando la fuerza física y mental de los que las consumen. La gran mayoría se suele comer cocida, lo mejor será preparalas al vapor para que no pierdan muchos nutrientes.