Orígen del preciado Chocolate

cacao466x350.jpg

Hoy es parte de la alimentación de casi todos los pueblos del planeta, pero en su orígen, el chocolate, xocolatl en Náhuatl, es de la zona de México. El chocolate es básicamente una mezcla entre pulpa de cacao, manteca de cacao y azúcar. La fruta del cacao (Theobroma cacao) es de por sí deliciosa, pero con este proceso se ha hecho realmente popular, casi adictiva.

La primera forma que se registra en el uso del cacao fue una especie de cerveza de chocolate, donde se consumía la pulpa fermentada en celebraciones y rituales. Los mexicas o aztecas, siglos después de que los mayas utilizaran el cacao, tostaban las semillas, las molían y las calentaban con agua, hasta que subía la espuma de la manteca, se batía bien y se le agregaban especies, como chile (ají), vainilla o miel, también harina de maíz como emulcionante para absorber la manteca de cacao.

FotoPlanta de Cacao

Como el chocolate llega a Europa y se populariza es otra parte del debate en la historia del chocolate, dicen que cuando Colón lo llevó por primera vez a la corte no tuvo mucha acogida por ser amargo. Al parecer fue Hernán Cortés, con otras recetas, el que lo transformó en un vicio secreto de las damas de la corte. Durante el siglo XVII en Alemania el chocolate se vendía como medicina y sólo se encontraba en farmacias. El chocolate como lo conocemos hoy se debe en gran parte a los suizos, quienes en el siglo XIX desarrollaron un proceso que se conoce como homogeneizado donde se refina el chocolate hasta crear una pasta, que se pasa por horas entre dos discos de porcelana para suavizarla.

Hoy tenemos la suerte de poder consumir este producto de casi todas las maneras por las que se ha trabajado en su historia y el desarrollo de su industria continua, así como el debate de su orígen más exacto.