El sótano de las golondrinas

basejumpingintheworldsdeepestcaveshaft18221.jpg

En medio de una densa vegetación mexicana se encuentra uno de los abismos naturales más profundos e impresionantes de nuestro planeta. Descubierto en 1967 por espeleólogos texanos y explorado por primera vez (por mexicanos) en el año 1974, este “sótano” posee la imponente profundidad de casi 400 metros, suficiente para insertar el Empire State dentro de él, y una anchura máxima de 300 metros y mínima de 60 en su parte más angosta. Esta maravilla terrenal es el resultado de la erosión provocada por el agua durante cientos de años.

400pxgolondrinasentrancerappelling233x350.jpg
Se dice que recibió su nombre por los sucesos que ocurren cada mañana y cada atardecer. Del abismo miles de aves, las cuales tienen sus nidos dentro de él, salen volando en círculos al despuntar la mañana y vuelven entre chillidos y aleteos pocas horas antes del anochecer. Irónicamente no son golondrinas las aves que viven en su interior, entre las especies que pueden ser encontradas se encuentran los vencejos (Apus apus) y los Aratinga Holochlora, un tipo de loros a los que localmente denominan cotorras de cueva.

Actualmente, el sótano de las golondrinas es visitado a diario por cientos de turistas que van a observar los acontecimientos expuestos previamente, además científicos y aventureros viajan cada cierto tiempo a explorar su interior, o simplemente… a lanzarse al vacío.

Lamentablemente, se presume que debido al constante ir y venir de los turistas la población de aves ha disminuido considerablemente.

Foto 1, Foto 2
Link: El sótano de las golondrinas (Wikipedia)