Agua eficiente

Se habla de que las próximas guerras en el mundo van a ser en relación al agua, ya se habla de cómo hemos agotado este recurso, como individuos y desde las industrias. Raminro Insunza, arquitecto y especialista en el tema de tratamiento de aguas, nos dio una serie de datos sobre cómo hacernos responsables en el tema del agua.

Foto

1. Usar agua con moderación.

2. Elegir los productos más amables con el medio ambiente, biodegradables y libres de fosfatos, para la limpieza de la cocina, el cuerpo y el jardín.

3. Intervenir en los sistemas de agua de la propia casa para guiar las aguas grises (lavamanos, cocina y ducha) a piletas decantadoras desde las cuales se riegue luego el jardín o se construyan piletas en el lugar.

4. Tener recolectores de agua y tratar las aguas de lluvia también para hacerlas más potables.

5. Para lavar los platos asegurarse de no dejar correr el agua, hacer lavazas a platos sin restos de comida y con el jabón de limpieza diluído en agua al menos al 10%.

Las indicaciones son básicas, apelan al sentido común y tienen efecto inmediato.

Si tomamos en cuenta la serie de contaminantes que entran en el sistema de agua a diario o las cifras de consumo: como que en una ducha usamos alrededor de 60 ltrs de agua, o que una cancha de fútbol necesita 10 litros por metro cuadrado, estamos ante la aterradora posibilidad de que hayamos mal gastado éste recurso directamente y desde los cambios climáticos en general.

Algunas de las soluciones están apareciendo en forma más pública y debieran involucrar a los gobiernos en el poder. Impuestos al mal uso del agua o retribuciones de las entidades cívicas para los que reutilizen el agua y no contaminen, debieran ser los incentivos para el cambio. En partes de la costa Oeste de Norte América ya comienza ésta realidad, así como en Alemania. Al punto donde en Alemania se les está comenzando a pagar a toso los que logren desprenderse del sistema de alcantarillados con soluciones en el hogar.  Tanto para aguas grises (ducha, lavamanos, cocina) como para las aguas negras o servidas.

En un continente joven como el nuestro estamos a tiempo de comenzar nuestras construcciones con conciencia eficiente o adaptar nuestros hábitos a la situación global, de que hay soluciones las hay.

(Parte del ciclo de enero de M100)