Cuerpo Sustentable: Flamenco

flamenco464x350.jpg

Sustentabilidad comienza por casa: reciclar, hacer huertos, cambiar los sistemas energéticos, profundizar en la lectura, comer con conocimiento, saber de economía internacional, y cuidar el cuerpo. Desde Veo Verde haremos referencia a diversas disciplinas físicas para hacer honor al dicho: mente sana en cuerpo sano.

Esta vez comenzamos con Flamenco, el baile gitano de España que se ha extendido por el mundo. Además de que las mujeres bailaoras son siempre un espectáculo que emociona, ver a un hombre bailar flamenco es una experiencia increíble, es un baile de vida;la música, la intensidad del ambiente, los cantos, palmas y zapateos. Todos pueden comenzar, a cualquier edad, vale la pena probar y hay academias en muchos países. Aquí les contamos sobre La Academia, como un ejemplo porque es además un proyecto inspirador.

Foto

355520x341.jpg

Foto

La foto con los niños es de La Academia, una escuela de baile, principalmente Flamenco y Ballet. Tienen a algunos de los mejores bailaores, músicos y cantaores de Chile y Cuba. Gladys Acosta, ex bailarina del Ballet Nacional de Cuba y Carola Cussen, bailaora de flamenco, crearon esta escuela porque la danza es su pasión. Gladys dejó Cuba y Carola un trabajo que no la llenaba por completo y se instalaron en Providencia para transmitir su pasión. Con sólo dos años de vida tienen alumnos nuevos cada semana.

3601466x350.jpg

Foto

Lo único que realmente necesitas para comenzar Flamenco es querer probar, llevar unos zapatos que hagan ruido y ya. En La Academia hay clases para todos los niveles y presentaciones a lo largo del año. Como en latinoamérica tenemos mucha sangre española y también andaluza, o sea de la zona original del Flamenco, para los hombres y las mujeres resulta una danza que sale en forma natural y con carácter.

Los que quieran recomendar otras escuelas de Flamenco por el mundo, bienvenidos a dejar aquí sus datos, para los que viven en Santiago de Chile, les recomendamos La Academia, en Manuel Montt 500, Providencia.