Ser orgánicos desde niños

dsc16060930520x283.jpg

Todos queremos un mundo más sustentable, los agricultores ya están cultivando algodón orgánico y ya hay ropa diseñada con este noble material, en Chile existen dos cómodas opciones, la línea Ser Orgánico y Akuna, que modela Antonio en la foto con su perro Membrillo.

Es fácil vestir a los más sensibles con buena calidad y además cuando cambian de talla, Ser Orgánico recibe la ropa para entregarla a otros pequeños de bajos recursos, además de dar un descuento en la compra de la próxima prenda. Las buenas ideas están creciendo rápido.

Foto

En una conversación con Mónica Cornejo, la creadora de Ser Orgánico, aprendimos lo siguiente:

Por qué usar algodón orgánico?

El algodón orgánico crece en campos de tierra fértil y viva, los que han estado libres de pesticidas, herbicidas y fertilizantes sintéticos al menos por tres años. Crece con fertilizantes naturales y es hilado y producido sin químicos tóxicos. Es cogido manualmente respetando los ciclos de la tierra y enfatizando en cuidar de los trabajadores y el medio ambiente. Al mismo tiempo, los productos hechos con algodón orgánico apoyan las prácticas naturales de la agricultura, ayudan a reducir la contaminación de la tierra y aumentan la calidad de nuestra salud.

Por qué elegir la ropa de  Ser Orgánico?

Ser orgánico cree que es fundamental cuidar a las generaciones futuras y proveerles del mejor cuidado, la mejor alimentación y la “mejor ropa”.  En este afán,  ha partido poniendo toda su atención en proveer de la mejor ropa para los más pequeños por el cuidado que ellos necesitan, en una primera etapa, con ropa para bebés entre 0 y 18 meses y también algunas prendas para niños hasta los 3 años.

Qué hace la diferencia?

La ropa de Ser Orgánico ha sido descrita como “ropa con conciencia” ya que se trata de ropa confeccionada en algodón 100% orgánico certificado lo que da la seguridad de que en su confección no se utilizó ningún tipo de químico tóxico; es libre de cloro y dioxín (utilizados para blanquear el algodón); formaldehído muy utilizado en la fabricación de textiles y cuyo efecto se ha comprobado es muy dañino para la piel; también es libre de AZO (compuestos químicos ácidos en forma de tinturas y pigmentos, utilizados para hacer más vívidos los colores, todos químicos altamente tóxicos y comúnmente usados para tratar el algodón convencional. En su confección tampoco se usaron metales pesados. Todos los hilados y teñidos son naturales o de bajo impacto ambiental. Los broches son libres de níquel, lo que los hace ideales para ser usados en la confección de ropa de bebé.

Para qué sirve la certificación?

Al ser una prenda certificada por Skal ( entidad internacional)  se tiene la certeza de que se respetó el ciclo orgánico completo, esto es:  desde que se eligió la tierra, se cultivó el algodón en la granja, se recogió, se llevó a la fábrica, se hiló, se creó la prenda y hasta que ésta se terminó y dejó la fábrica, todo inspeccionado y certificado, dando cuenta con ello que se cumplieron todas las normas exigidas para obtener la certificación de “producto 100% orgánico”, y por lo mismo, una prenda absolutamente libre de todo tipo de residuo tóxico. Es un producto que se ajusta perfectamente a todos aquellos papás que buscan una prenda que además de ser de excelente calidad, de altos estándares en su confección y terminación, además, proporciona cuidado y protección a sus hijos, a los trabajadores que la elaboran y al medio ambiente.

Les instamos a atreverse probar y compartir Ser Orgánico, sus hijos, las generaciones que están por venir y el Planeta se los agradecerán.

Ambas empresas están certficadas por la firma sueca Skal, con el símbolo de calidad Eco.