Mi héroe:Gerald Durrell

gd501x350.jpg

Gerald Durrell dedicó su vida a rescatar animales, plantas e insectos en peligro de extinción. Con el excentrismo propio de los ingleses y constancia en su pasión, creó el Jersey Zoo, en la minúscula isla de Jersey, cerca de Gran Bretaña.

Gerald Durrell tenía clases de botánica y entomología a los 11 años en su casa, y una cantidad de historias que lo llevó a escribir los libros más entretenidos sobre sus aventuras con la naturaleza, viajaba a Camerún para alojar con los jefes de las tribus y salir a buscar especies en peligro de extinción que reproducía en su isla hasta que tenía  suficientes para reinsertar en su hábitat natural.

Foto

Durrell creó el concepto de reproducción en cautiverio, lo que significó en gran parte el cambio que se vive hasta hoy en la labor de los zoológicos internacionales. Además de ser un respetado Zoólogo, era un escritor brillante, las historias de vida de Durrell y sus viajes en busca de animales están relatadas con gran humor en múltiples libros autobiográficos, entre ellos Mi familia y otros animales, donde cuenta como se bañaba de noche en los mares griegos de Corfú con cardúmenes de delfines.

Sin haber ido nunca al colegio y con una carrera como Naturalista y Zoólogo, conoció profundamente las selvas de Africa, trabajó para el London Zoo y tuvo programas documentales con la BBC sobre sus viajes. Se casó dos veces y dejó al mundo un centro de investigación activo que sigue sus principios de estudio y reincorporación de la fauna silvestre.

En la foto sale con un  Lemur de Madagascar, la isla de los Baobabs en Africa, uno de los animales emblemáticos de su trabajo. Las especies que ayudó a preservar están dentro de las más desconocidas del planeta; como los Monos Colobo, los Murciélagos Dorados de la Fruta y las Palomas Rosadas. En sus ideas se anticipó a todas las leyes aduaneras y salvó de la extinción a animales que nadie sabía que existían. El día en que murió, en 1995, yo estaba en Australia nadando con mis hermanos con delfines salvajes.

La constancia de su trabajo ha sido inspiración para muchos biólogos en el mundo, él sabía lo que tenía que hacer y se dedicó a ello sin esperar permisos, cada una de sus misiones de rescate está ilustrada en los inumerable libros que publicó, impulsado entre otros por su hermano escritor Lawrence Durrell.

Hoy se puede visitar la Fundación Durrell, en Jersey, y a través de ellos se puede incluso participar de los proyectos de conservación que su familia mantiene vigentes. Por mientras los invitamos a leer sus relatos.