Dile adiós a las molestas manchas en la piel tras el embarazo

Esas molestas sombras que aparecen en el rostro durante el embarazo, tienen solución

Si al término de tu embarazo te has percatado de unas molestas manchas en la piel de tu rostro, no te preocupes, se trata de los melasmas y aquí te contamos qué son y cómo eliminarlas.

El embarazo debería ser recordado como una etapa maravillosa, pero la verdad es que durante este ciclo, el cuerpo puede reaccionar a los cambios hormonales dejando algunas huellas que no son bienvenidas.

Es el caso de los melasmas, uno de los efectos secundarios más comunes durante la fase del embarazo.

A esta molesta apariencia en la cara se le conoce también como mapas faciales, máscara o cloasma del embarazo.

En cifras

Al menos 90% de las mujeres gestantes reconocen una tenue sombra sobre el rostro, que se oscurece con el transcurrir de los días.

De estas, al menos el 60% de las mujeres no alcanza a notar mejoría en las manchas, sino que por el contrario,éstas se acentúan aún más con el tiempo.

Melasmas tras embarazo

Melasmas: ¿qué son y por qué a mí?

Los melasmas, se definen como una hiper pigmentación de la piel que aparece por lo general en determinadas zonas del rostro femenino.

Las mejillas, el dorso de la nariz y el espacio entre la nariz el labio superior, son las más frecuente.

Aunque no se descartan otras áreas del cuerpo, es poco probable que los melasmas aparezcan en otro lugar.

Lo que sucede con esta molesta sombra, es que la melanina que es la encargada de aportarle el color a la piel, ojos y cabello, comienza a alterarse por factores externos como la edad, los rayos solares, la genética, la edad y los cambios hormonales.

Cuando se produce la melanina de más, el resultado es la aparición de estas tonalidades más oscuras que la de nuestra piel, que provocan una apariencia desigual en el rostro

Encara los melasmas

El peeling: Es una de las opciones más simples y frecuentes para atacar estas manchas, mediante una exfoliación  química que busca retirar todas las células muertas consecutivamente, al nivel de la epidermis hasta renovar la superficie.

El láser y Luz Pulsada Intensa (LPI): Esta opción es similar a la anterior pero mucho más abrasiva, ya que emplea luz pulsada intensa y exfoliación química.

Aplicación de ácido glicólico: es otro tipo de peeling que se logra con la aplicación de esta sustancia en diferentes concentraciones y versiones: gel, crema o líquida.

Todos estos tratamientos, suele causar mucha irritación sobretodo en las pieles más sensibles, por lo que es sumamente necesario mantenerte bien protegida del sol.