Cosmética emocional: Productos para mejorar el alma

¿Es posible sentirse mejor con un producto de belleza? Pues esta tendencia parece confirmarlo.

Durante años, la cosmética ha vendido dos ideales: eterna juventud = eterna belleza. Y en eso sus productos han basado su gran promesa de valor. Asimismo, la medicina no tradicional se ha enfocado en tratamientos alternativos que combinan productos para si bien no curar las enfermedades, dar calidad de vida y bienestar a las personas. Tratamientos como la aromaterapia o la colorterapia han mezclado productos con expertisia para aliviar emociones e incluso dolencias. Pero hasta ahora no se había hablado, en el sentido estricto, de cosméticos que ayuden a regular emociones, lo que se conoce en los últimos años como cosmética emocional. Pero, ¿qué es eso?

“La cosmética es el vehículo que hemos usado para trabajar las emociones. No somos conscientes de la cantidad de productos cosméticos que usamos diariamente. Cada día se llegan a usar más de 10 productos cosméticos. Es un vehículo extraordinario para trabajar las emociones y como coadyuvante para Terapeutas, psicoterapeutas o esteticistas”, explica a Metro Fatim Ligioiz, Directora del Departamento de I+D de Emocosmética en Sevilla, España, creadora del concepto y sus productos, quien añade que hoy los sistema médicos de antaño están al alcance de cualquiera y que el producto no provoca “milagros”, pero ayuda a profesionales para ayudar en la salud física, emocional y mental.

TE PUEDE INTERESAR

Así, de la mano de la macro-tendencia actual del bienestar (también prioridad de la OMS) y el well-being, así como del consumo consciente, en Europa –y sobre todo en España– esta corriente alternativa de belleza que se alínea en busca de la felicidad tiene varias marcas que mezclan propiedades farmacológicas de aceites cuyas esencias y productos actúan sobre el cuerpo aportando energía y renovación, así como liberación de estrés y de paso, buscar las raíces de arrugas y ojeras, entre otros signos distintivos. Está The Emotions Lab (quien registró el término) , Dafna’s Personal Skincare y Mádara, entre otras, usan ingredientes cien por ciento naturales en estos productos cuyos activos ofrecen beneficios para el organismo, como ginseng, bambú y centella asiática, entre otros.

“Es emocionante adentrarte en un universo que tumba la idea tradicional de cosmética, contra un lobby que mueve miles de millones de dólares basados en un concepto de belleza superficial. Pero ¿quién se ocupa de las arrugas del alma? Por ese motivo nace Emocosmética”, explica a Metro Manu Herrera, cofundador de Emocosmética.

Para la Cosmética Emocional sí es una realidad eso que ha dicho la industria por años: verse bien es sentirse bien. Pero ellos invierten la fórmula para trabajar, internamente, lo que externamente miles de productos han ignorado por años: la belleza de las emociones.

P & R

Manu Herera, Director General de Emocosmética, España.

-¿Por qué es importante usar cosmética que maneje las emociones?

Es esencial huir de estas marcas donde lo importante es el mercantilismo, basado en promesas de eterna juventud. Hay muchas marcas cosméticas responsables que se preocupan por la salud. Marcas biológicas, naturales y orgánicas. Ese es el primer paso. Nuestro diferencial está basado en ampliar esa visión de cosmética natural y ofrecer un plus de cuidado y equilibrio en las emociones. No buscamos el elixir de la eterna juventud, buscamos el elixir de la eterna felicidad.

“Tarde o temprano, la Industria cosmética tiene que girar hacia esta nueva cosmética mucho más responsable, saludable y que ayude a cuerpo y alma”, Manu Herera, Director General de Emocosmética

 

¿Cómo complementan su trabajo con el del producto?

–Este trabajo personal y emocional lo apoyamos con charlas, conferencias, relajaciones y ejercicios adjuntos en los cosméticos, buena preparación de nuestros terapeutas y próximamente cursos online.

¿Cuáles son los productos claves para regular las emociones y cuáles son las principales emociones que regula la cosmética emocional?

–Todos los productos que se usan en un ritual diario de cuidado son básicos para este planteamiento. Introducimos a su vez CDs y otros catalizadores para regular espacios. Cualquier herramienta es válida si ayuda al equilibrio. Desde ese equilibrio es el único lugar donde una persona puede resolver sus problemas.

¿Cuál es la clave de los tratamientos e ingredientes de los productos para ayudar a regular emociones?

–Nos basamos en la tradición universal, que funciona. ¿Y si aprovechamos todo lo que, desde el origen de las civilizaciones hemos aprendido y lo usamos para crear un producto? Así nacen las joyas cosméticas de Emocosméticas. Neurofitoterapia, remedios de la medicina china, coreana, japonesa, ayurveda, tibetana, remedios de flores de Bach, etc.

¿Teníamos ya antecedentes –por ejemplo, en la medicina oriental o natural– de la cosmética emocional?

–Como concepto, no. Antes de afrontar este proyecto, hicimos un amplio estudio de mercado global. No había nada, aunque intuimos que esto que hoy ofrecemos es la base de mucha medicina oriental, por compartir el concepto del origen de las enfermedades. En el mundo de la cosmética no.

Si una persona adquiere un producto hecho para regular emociones, ¿qué es lo que puede esperar del mismo para poder cambiar su estado de ánimo?

–Es vital entender el trabajo holístico de Emocosmética. Encontrar un producto que ayude realmente a su salud. Físicamente, por nuestro compromiso de cosmética natural y biológica. Emocionalmente le proporcionará Equilibrio. Es difícil modificar un estado anímico sin un equilibrio integral. Es muy importante la labor que hacen los Centros Profesionales de Salud y Estética que van dirigiendo y asesorando a los usuarios. Nuestra cosmética ayuda a adquirir conciencia y colocarte en predisposición para que, desde ese estado, se puedan hacer cambios conscientes.

 

4 Productos de Cosmética Emocional

 

  • Crema Corporal Holística Reequilibrante Sobrenatural, de Emocosmética

    crema

 

Tiene acción desintoxicante y reductora, activando el drenaje y la circulación de los tejidos, a la vez que potencia su regeneración. Tiene más de 15 principios activos como colágeno, carnitina, cafeína y guaraná. Cuesta 100 dólares.

 

  • Máscara Bio-Activa Revival, de Dafna’s Personal Skincare.

cosmetica emocional

Tiene carbón activo encapsulado, ginseng y Reishi para devolver la vitalidad a la piel estresada. Cuesta 105 dólares.

 

  • Body Wellness, Body Cream, de The Emotions Lab

    cosmetica emocional

 

Tiene una fórmula floral que reduce el estrés del cuerpo y estabiliza el sistema nervioso. Cuesta 58 dólares

 

  • Firming Antioxidant, de Mádara

 

cosmetica emocional

 

Aceite vitamínico que mejora la juventud de la piel y estimula la sensación de confort. Tiene tomillo y antioxidantes. Cuesta 30 dólares.

TE COMPARTIMOS EN VIDEO