Vaselina: el mejor remedio para hacer crecer tus pestañas

La vaselina es una aliada perfecta para hacer crecer tus pestañas. Además de reforzarlas, las hidratará y alargará, por lo que notarás que están mucho más sanas y cuidadas.

Todas las mujeres desean lucir unas pestañas largas, oscuras y cuidadas que potencien la belleza de sus ojos. Para esto tenemos un remedio ideal: la vaselina.

La vaselina es una aliada perfecta para hacer crecer tus pestañas. Además de reforzarlas, las hidratará y alargará, por lo que notarás que están mucho más sanas y cuidadas.

¿Cómo aplicarse la vaselina en las pestañas?

Siempre es recomendable echarse la vaselina justo antes de dormir. De esta forma, no tendrás problemas para abrir y cerrar los ojos y evitarás molestias. Intenta dormir boca arriba para no llenar la almohada de producto y a la mañana siguiente, límpiate bien los restos de vaselina.

Calienta un poco la vaselina para que esté un poco más líquida. Debes tener cuidado con la cantidad que te echas en las pestañas o podrías acabar notando molestias e irritaciones. Además, intenta que el producto no te entre en los ojos. Antes de empezar, límpiate bien la cara y desmaquilla bien tus ojos.

Puedes echarte la vaselina en las pestañas de diferentes maneras:

Con un cepillo de máscara de pestañas

La mejor forma para echarte vaselina es con el cepillo de la máscara de pestañas. Es lo más fácil y te permite controlar la cantidad que te aplicas.

Antes de tirar esa máscara de ojos gastada o caducada que almacenas en tu cajón, agarra el cepillo, límpialo bien con agua o con un poco de desmaquillante y sécalo en un papel absorbente. No utilices una toalla para secarlo, porque las manchas de maquillaje son muy difíciles de quitar.

Una vez que está bien limpio el cepillo de la máscara de ojos, coge un poco de vaselina. Aplícatela como si te estuvieras echando el rímel, tanto en las pestañas de arriba como en las de abajo.

Con el dedo

También te puedes echar la vaselina directamente con el dedo. Con una mano, trata de abrirte bien el ojo y échate la vaselina con un dedo mientras apoyas las pestañas en el párpado superior. También puedes hacerlo con el ojo cerrado.

Debes tener cuidado de no echarte el producto en los ojos y asegúrate de que tienes las manos bien limpias antes de empezar.

Con un algodón

Toma un pequeño algodón, puede ser uno de los que se utilizan para desmaquillar y que son planos. Dóblalo sobre uno de tus dedos y con el borde échate la vaselina en las pestañas de arriba y en las de abajo.

Te recomendamos en video