¡No más maltrato animal! La nueva cosmética Cruelty Free que debes conocer

En Chile hay más de 100 marcas cosméticas que no testean en animales. En un mercado que crece a pasos agigantados, las mujeres estamos optando por estos productos; de hecho, un tercio de las compradoras los prefiere.

El mundo cambia vertiginosamente; hoy estamos conscientes –y preocupadas– de lo que comemos, de dónde proviene, de cuidar el medioambiente, de ser más empáticas con el resto de los seres vivos con quienes compartimos el planeta. Sabemos que es la única forma de que nuestros hijos puedan disfrutar, igual como lo hicimos nosotros.

Verduras orgánicas, huevos de gallinas libres, no más bolsas de plástico son algunos de los principales conceptos pero, ¿qué sucede con nuestros productos de higiene y maquillaje? También podemos actuar con más conciencia, lo que es habitual en las generaciones más jóvenes, y que se ha extendido fuertemente en las redes sociales.

Hace tiempo que el maquillaje dejó de ser un lujo, pasando a ser una producto de primera necesidad para las chilenas, tal como aparece en una encuesta realizada por Pamela Grant, que determinó que casi la totalidad de las mujeres (un 99%) utiliza por lo menos un producto de maquillaje de forma regular. De hecho Chile está en el segundo lugar de América Latina en el consumo per cápita de productos beauty, con322 dólares, superado sólo por Brasil (US$401), según un informe realizado por la Cámara de Comercio de Lima en septiembre pasado.

El estudio de Pamela Grant permitió, además, conocer ciertos cambios en las conductas de compra. Si bien la calidad del producto es el factor principal de decisión, un atributo que ha ganado importancia tiene que ver con las marcas que no realizan testeos ni experimentos con animales. Un tercio de las encuestadas señaló que ésta era su prioridad para definir una compra.

Otro estudio realizado por la ONG Te Protejo –organización que se encarga de la certificación Cruelty Free en el país y en toda América Latina– junto a Cadem, determinó que 7 de cada 10 mujeres saben que algunos componentes de productos son probados en animales antes de salir a la venta, y el 78% rechaza estas acciones. Esta actitud es una muestra de los cambios que se empiezan a evidenciar en la industria. “Cada día más consumidores conscientes están exigiendo productos certificados como Cruelty Free, por ello es importante que las empresas cosméticas tomen acción. Es una tendencia mundial, y las chilenas están exigiendo este tipo de productos”, afirma la directora general de Te Protejo, Camila Cortínez.

En Pamela Grant cuentan que ellos nunca han testeado en animales, sólo que ahora lo confirman mediante la certificación. “El hecho de solicitar la certificación responde a hacer formal esta política producto de cómo se ha ido gestando este movimiento pro animalista al que nosotros adherimos. Creemos que aportando de esta forma podemos generar conciencia en más personas”, explica Patricia Villagra, brand manager de la marca, que recientemente dio a conocer la triple certificación que confirma que los insumos, ingredientes y productos finales de sus líneas de maquillaje no realizan testeos previos en animales.

Los métodos de reemplazo

El uso de animales para pruebas científicas de productos cosméticos e higiénicos, entre otros, es una práctica que nació a comienzos del siglo XX, y que se mantiene en diversos países. Según información de la Humane Society International, significa la muerte de más de 500 mil animales anualmente, bajo prácticas dolorosas y crueles, utilizándose principalmente ratones, ratas, conejos y cobayos, y frecuentemente producen resultados inexactos o erróneos. “Las pruebas en animales en cosmética poseen una eficacia de un 40 a 60%, mientras que las pruebas alternativas alcanzan hasta un 80% de efectividad, lo que evidencia que estas prácticas son obsoletas y poco eficientes. No es necesario que un labial se testee en animales, sobre todo cuando existen alternativas más efectivas y éticas”, señala Cortínez.

Hoy hay numerosos métodos de reemplazo, los que buscan ser mejores que el método a reemplazar ya sea por efectividad, eficiencia, y fundamentalmente, por implicaciones éticas. Se utilizan pruebas in vitro, cultivos celulares, bacterias, ensayos clínicos, tecnología de imágenes, modelos informáticos, o recopilación de información ya conocida. Los simuladores de órganos y sistemas presentan grandes avances en reemplazo al uso de animales.

Actualmente 8 países están en proceso de aprobar prohibiciones, incluido Chile. Por el momento la ley 20.380 establece regulaciones a las pruebas en animales en la educación superior, y prohíbe el uso de animales vivos en colegios, salvo agrícolas. No indica nada sobre la experimentación en animales en el ámbito privado, y menos sobre pruebas de cosméticos. La ONG Te Protejo y Humane Society International están liderando la campaña #BeCrueltyFree Chile, la que busca el apoyo de la ciudadanía al proyecto de ley que busca terminar con las pruebas en animales para cosmética en el país, a través de la página www.becrueltyfreechile.org

Además de Pamela Grant, hay otras marcas certificadas –extranjeras y nacionales– que se venden en Chile, como Petrizzio, La Jacinta, Burt’s Bees, Inglot, Lush, The Body Shop, Mönoi Tahiti, Kryolan, Urban Decay, Weleda y más. Revisa el listado completo en www.teprotejo.cl

Te recomendamos en video