Belleza

Bella en el embarazo: productos que no deben faltar en tu rutina de belleza

Por Andrea Sánchez

Hay quien dice que el embarazo es la mejor etapa de las mujeres. El cabello crece mucho más abundante, hay un brillo en los ojos y la lozanía de esta etapa se ve reflejado en el rostro de las mujeres. Con el embarazo los cambios hormonales están a la orden del día, el crecimiento del vientre supone cambios en la piel que deberás prevenir para asegurarte que tu cutis se mantendrá lo más normal posible.

DESCUBRE MÁS:

 

Este es uno de los básicos durante el embarazo debido a la distensión de la piel y los cambios hormonales, la piel tiende a ‘romperse’. Durante el embarazo la piel se estira y no es capas de producir la cantidad de colágeno necesaria para darle elasticidad a la piel, por eso se comienzan a marcar líneas en la zona abdominal en donde la tensión es mayor. Aunque también pueden aparecer en otras zonas como los senos.

En el mercado hay una gran variedad de productos especializados que le ayudarán a la piel con el extra de elasticidad que requiere en esta etapa. Los ingredientes más comunes de los cuales se componen son: colágeno, elastina, aceites naturales como el de oliva o el de coco. También hay productos que te ayudarán a lidiar con la comezón que produce la aparición de estas molestas marcas.

Durante el embarazo la aparición de cloasma o melaza es una constante. Se trata de manchas de un color café que pueden ir de poco a muy intensas. Es común que aparezcan en los pómulos, la frente y la barbilla. Este padecimiento se asocia con el aumento en los niveles de progesterona. La exposición solar sin protección puede llegar a condicionar su aparición.

Aunque la mejor prevención la encuentras en el bloqueador solar con un factor de protección solar adecuado, es necesario que, en caso de que tu piel se manche, acudas con un especialista. Sólo él podrá indicarte qué tipo de tratamiento usar, la mayoría de las ocasiones este tipo de manchas se traten luego del embarazo con productos hipopigmentantes de grado dermatológico.

Una mujer que no está embarazada pierde 100 cabellos al día y eso es considerado como algo normal. Durante el embarazo la producción de hormonas aumenta y el cabello permanece en una fase de descanso en la que se pierden más cabellos de lo normal. La producción sebácea también aumenta dando como resultado que el cabello se vea más grasoso de lo habitual. Durante el embarazo deberás adquirir un producto para cabello graso. Luego de tener a tu bebé, tus niveles hormonales volverán a la normalidad y, en algunos casos el cabello se verá seco. En ese caso, adquiere un producto especializado para aliviar este problema.

Durante el embarazo las mujeres tienden a retener líquidos producto de la presión del útero. Esa presión hace que a¡la sangre que va de tus piernas al corazón circule más lento y los fluidos se detengan en los pies y los tobillos. Este tipo de padecimientos se acentúan en el tercer trimestre y se recrudecen en la temporada de calor o con dietas con altos índices de sodio.

Lo primero que debes considerar es acudir con tu médico, pues podría ser el indicio de alguna otra enfermedad. Una vez que acudas con él puedes apoyarte en productos de belleza como cremas hidratantes y pequeños masajes en la zona de los pies. También es importante que tomes mucha agua, ciudades tu alimentación y hagas actividad física en la medida de tus posibilidades.