¿De lado, boca abajo o hacia arriba? Como duermes, ¡está arrugando tu rostro!

La posición en la que estás durmiendo puede estar contribuyendo a que te arrugues con más facilidad, según un estudio.

Al parecer, dormir entre 7 y 8 horas al día, no es lo único que tenemos que tener en cuenta a la hora de querer mantenernos jóvenes por más tiempo. Una nueva investigación ha determinado que la forma en la que descansamos, también interfiere en el envejecimiento de nuestra piel.

DESCUBRE MÁS:

 

Un estudio publicado en Aesthetic Surgery Journal reveló que hay ciertas posturas al dormir que favorecen el envejecimiento de algunas zonas de nuestra piel.

Goesel Anson, doctora y profesora de cirugía en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nevada, fue la encargada de dirigir esta investigación que demostró que las posiciones fatales a la hora de dormir son, boca abajo, y de lado. Las zonas que más se afectan con estas formas de dormir, son el cuello, el escote y el rostro.

La razón de que esto ocurra es bastante lógica y se debe a la presión que se produce contra la almohada y la torsión entre las sábanas que sufre la piel durante las horas de sueño.

La edad en la que se marcan con mayor facilidad es a partir de los 35 años y se pueden diferenciar de las arrugas naturales porque son pliegues verticales que aparecen en la cara y el escote. Al parecer, todo lo que hagamos en nuestro cuerpo y sobre todo, sobre las zonas más delicadas, deja huellas.