Afeitarse la cara es la nueva tendencia femenina

Resulta que en pos de una dermis mucho más suave, el dermaplaning es usada como una técnica de belleza que facilita la manera en que aplicas el maquillaje y te da un acabado más parejo y resultados más homogéneos.

Hay un montón de chicas que se están afeitando la cara. Y nosotros queremos saber por qué. Pero antes, clarifiquemos. Yo no tengo ni un drama con el vello. En la pubis, en las axilas, en la espalda baja, etc. Me da lo mismo.

Y a no ser que sea algo ya demasiado difícil de manejar (digo, cuando realmente HAY mucho pelo y ciertas tareas se vuelven complejas) no me parece necesario exigir la depilación. Finalmente, yo ando peludo todo el año, y nadie me dice que me depile la guata.

Tampoco voy a mentir. Una pierna tersa es algo muy agradable. Es decir, como todas las cosas suaves: Sábanas, la piel de los bebes, un abrazo de mamá, cojines recién lavados, etc. Por eso esto me parece, a lo menos, curioso. Hay una nueva tendencia que está “volviendo” y es el de afeitarse la cara (para las chicas).

Así es. Leíste bien. Lo que parece ser un sacrilegio, en realidad, es algo que está en alza.

Resulta que en pos de una dermis mucho más suave, el dermaplaning (había que ponerle un nombre más complejo que simplemente afeitar) es usada como una técnica de belleza que facilita la manera en que aplicas el maquillaje y te da un acabado más parejo y resultados más homogéneos.

Y lo dice la ciencia.  Según Huffington Post, el Dr. Debbie Palmer, cofundador de la asociación Dermatológica de New York, resulta que afeitar tu rostro:

No hará que el vello vuelva más grueso o rápido. Afeitarte no cambia el número de folículos capilares en la piel, el tamaño o la velocidad de crecimiento.

Tampoco es el único: Michael Prager, otro doctor experto en la materia, asegura que el afeitado resulta ser una especie de leve microdermoabrasión y que:

Aumenta la producción de colágeno y reduce las arrugas.

 

¿Aún no te convence? El doctor Neal Schultz, también adhiere a la opinión de que el vello no crece más grueso, solo que luce diferente desde otro ángulo.

Además, el afeitarnos, hace que los hombres estemos exfoliando nuestra piel durante años. Por eso es que la piel de los hombres de 30 a 40 años, luciría más joven que la de mujeres en la misma edad (espero que sea cierto).

Más antiguo de lo que se cree

Pero además de todos estos beneficios asociados, resulta que esto no es una técnica que aparezca de un día para otro. Revisando por ahí, nos enteramos de que el afeitarse el rostro, ya era popular en Japón y USA durante esa loca década de los 70.

Incluso, es un técnica que según consigna el Daily Mail, utilizaban Cleopatra, Elizabeth Taylor y Marilyn Monroe y hoy, chicas como Jessica Alba o Debra Messing.

Eso si, algunos advierten, a pesar de obtener un rostro mucho más suave, fino y lozano, el proceso, como toda exfoliación facial suele retirar capas de piel que protegen la dermis de radiaciones como -obviamente- la luz del sol.  Por lo que nunca está de más ponerse bloqueador.

via GIPHY