13 inventos de la Nasa que usas todos los días para embellecerte

¿Sabías que conocidas marcas de cosmética y belleza han basado su tecnología en investigaciones realizadas por la NASA? Extraño, pero cierto. Gracias a la agencia norteamericana responsable del programa espacial, innumerables productos han llegado a innovar industrias como la de la belleza.

Los avances tecnológicos avanzan sin freno. Si hace 100 años el teléfono llegó a sorprender a nuestros abuelos, hoy no podríamos funcionar sin Skype, por ejemplo, la aplicación que no sólo te permite hablar con alguien al otro lado del mundo, sino verlo a través de una cámara, en directo. Y aunque pueda parecer increíble, quizás la crema que te aplicas a diario, los frenillos que comenzará a usar tu hija o la sesión de depilación definitiva que te realizarás esta semana, tienen su origen en investigaciones desarrolladas por la NASA en el espacio, sí a millones de años luz de "casa".

DESCUBRE MÁS:

 

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, más conocida como NASA (por sus siglas en inglés, National Aeronautics and Space Administration), es la agencia gubernamental norteamericana responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial. Fundada en 1958 por el entonces presidente Dwight Eisenhower, la NASA se inició con una orientación de marcado carácter civil, fomentando las aplicaciones pacíficas de la ciencia espacial. Actualmente el organismo trabaja en avances tecnológicos relacionados con múltiples áreas, entre las que podemos encontrar la medicina, la energía, el medioambiente y hasta la cosmética.

Tecnología espacial de vanguardia

-Quizás sea algo que hasta ahora no hayas relacionado, pero la tecnología LED no sólo sirve para hacer ampolletas más duraderas, sino que también tiene un sinnúmero de aplicaciones cosméticas, entre ellas el tratamiento del acné y las arrugas. Fue precisamente la NASA quien lideró los primeros estudios que demostraron que las células expuestas a este tipo de luz crecían entre 150 y 200 veces más rápido que las que no lo habían estado.

-El tipo de microscopios de fuerza atómica con los que la agencia espacial exploró Marte (con la sonda Phoenix, el 2008) fueron aprovechados por la conocida marca capilar Pantene para estudiar las interacciones entre acondicionadores y cabello. "Las investigaciones llevadas a cabo en 2010 con el laboratorio de nanotecnología de la Universidad de Ohio (EE.UU) dieron pie a la creación de fórmulas de productos más adaptadas a las necesidades de diferentes tipos de pelo: fino, grueso y teñido", explicó Jeni Thomas, directora de comunicación científica de la marca en Europa.

-L'Oréal, por su parte, tampoco se queda atrás en la tecnología espacial: mide la profundidad de las arrugas con un láser similar al que la agencia espacial emplea para conocer la superficie de los planetas.

-Además de enviar naves al espacio, la NASA cuenta con un programa que otorga ayuda a industrias y empresas con el diseño o la ingeniería de una tecnología concreta. Eso es lo que hizo Robert Conrad, director de una compañía de aparatología médica, cuando decidió lanzar al mercado un producto que eliminara la bacteria causante del acné. Gracias a la ayuda de los ingenieros de la agencia espacial, el proyecto funcionó. Su resultado es Zeno, un dispositivo que elimina la bacteria P.Acnes mediante un choque térmico.

-Por su parte, el descubrimiento que estableció que en el espacio las células se regeneran más por efecto de la ausencia de gravedad dio origen a la primera crema antiedad que usa patentes de la NASA, "Rejuvel 3D". Gracias a ello la empresa Angeless Infinity utiliza un reactor que simula las condiciones antigravitatorias para desarrollar sus productos.

-La agencia espacial fue la que también inventó, una década atrás, el Memory Foam, un material que absorbe el calor y se adapta a la forma del cuerpo. Este tejido, con "efecto memoria" es el que actualmente utilizan firmas de corsetería para confeccionar sostenes más flexibles y cómodos. Genial, ¿no crees?

-En los 90, la compañía creadora de aromas IFF realizó un experimento en colaboración con la NASA: enviar un pequeño rosal al espacio para observar si la falta de gravedad afectaba al aroma de sus flores. Y así fue: el resultado demostró que la flor había producido una fragancia totalmente nueva. Años más tarde, Shiseido fue la primera en emplear el ingrediente "rosa espacial" en su perfume Zen.

-La agencia incluso está detrás de las ortodoncias invisibles. La cerámica TPA, el material utilizado para proteger las antenas de los dispositivos de rastreo de misiles, fue adaptado por Ceradyne en 1986 para fabricar frenillos más duraderos y discretos.

-La tecnología de análisis de imágenes utilizada por la NASA para crear mapas 3D de la Luna ha contribuido a fabricar mejores cosméticos. La patente fue empleada por la compañía Estée Lauder para analizar cosméticos y hacerlos más seguros y efectivos.

-Según La Mer, su famosa crema debe su formulación al astrofísico de la NASA Max Huber, quien decidió inventar un cosmético para regenerar las heridas que le habían producido un experimento de laboratorio. Huber dio con la fórmula de esta hidratante a base de algas que él mismo recolectó.

-El robot encargado de explorar la superficie de Marte utiliza un sensor para medir los gases de la atmósfera. El mismo medidor se colocó en la tapa del sérum Youth Booster de IOMA; así, cada usuario puede conocer los niveles de hidratación de su piel y saber cuántas veces al día debe usarlo.

-Los astronautas experimentan una mayor pérdida de firmeza en su piel, consecuencia de la larga permanencia en el espacio; increíblemente, gran parte de ella la recuperan apenas regresan a la Tierra. Este curioso hecho y sus causas sirvieron a Lancôme para desarrollar la línea antiedad Rénergie Multi-Lift, la que fue investigada en condiciones de micro-gravedad.

-Aerolite, un aerogel desarrollado por la NASA, es el material sólido más ligero que existe, ya que se compone en un 99,98% de aire. De hecho tiene la capacidad de absorver 4 veces su peso en aceite. Por ello es uno de los activos principales de la línea Oil Eliminator, de Kiehl's.

Medicina en el espacio
El Instituto Nacional de Investigación Biomédica Espacial dirige varios estudios médicos a gran escala en el espacio. Entre ellos destaca el Diagnóstico Avanzado de Ultrasonido en Microgravedad, en el cual los astronautas practican tomografías de ultrasonidos bajo la guía de expertos a distancia para diagnosticar y potencialmente tratar cientos de condiciones médicas en el espacio. Los astronautas son susceptibles a una variedad de riesgos de salud que incluyen síndrome de descompresión, barotraumatismo, inmunodeficiencias, pérdida de masa muscular y huesos, trastornos del sueño y lesiones por radiación, entre otros. Los ultrasonidos son una oportunidad para monitorear esas condiciones. Estas técnicas de estudio se aplican ahora en lesiones de competencia y profesionales. Se ha anticipado que este ultrasonido guiado a distancia tendrá aplicaciones a futuro en situaciones de emergencia y de atención rural, por ejemplo, donde el acceso o llegada de médicos puede ser complicado. Todo un avance.