Belleza

Ser mamá sin descuidarte: 10 ideas para consentirte

Desde rutinas de belleza hasta placeres nada culposos, estas son algunas ideas para cuidar de ti misma todo el año

Ser mamá es la mejor experiencias, pero no podemos negar que esta nuevo estilo de vida hace que en ocasiones nos olvidemos de nosotras y que no nos dediquemos el tiempo ni los cuidados que merecemos. Por eso pensamos en estas ideas para relajarnos, olvidarnos del estrés, consentirnos, cuidar de nuestra salud y también de nuestro físico.

       DESCUBRE MÁS:

 

Rutina nocturna. Algo que puedes -y deberías hacer todos los días- es valorar más tu rutina de belleza nocturna. Regálate media hora durante la noche sólo para ti. Desmaquíllate, lávate el rostro, exfolia tu cara y cuello, aplícate una mascarilla facial o capilar, usa cremas y tratamientos. Verás que cuando hayas terminado te sentirás más relajada y lista para ir a dormir. 

Descanso cada mes. Sabemos que una vez que eres mamá es más complejo salir y socializar como antes, y muchas veces no sólo por la falta de tiempo, sino también porque preferimos quedarnos en casa. Está bien que disfrutes de tu familia, pero también es importante que te des tiempo para ti. Una vez al mes pídele a algún familiar que te ayude a cuidar a tu hijo y disfruta de una velada romántica con tu pareja o una tarde divertida con las amigas. 

Ejercicio. Mantener  en forma después del embarazo puede ser difícil, pero no imposible. No necesitas inscribirte en un gimnasio o estudio de yoga para mantenerte en forma, tampoco invertir muchas horas al día. Tómate 30 minutos por la mañana para ejercitarte en casa. Actualmente existe muchos videos con rutinas para ejercitarte. Elige un plan que te guste y pon tu cuerpo en movimiento. Además, el ejercicio no sólo te ayudará a quemar calorías y a reafirmar, sino también es un antidepresivo efectivo, mejora tu humor, te relaja y te da más energía para aguantar el largo día que tienes por delante. 

Depilación. Si no tienes tiempo de depilarte y has dejado de usar falda por esa razón, te recomendamos que apuestes por la depilación definitiva. Son necesarias algunas sesiones, pero valdrá la pena y en un futuro podrás olvidarte de ese ‘problema’. 

Smoothies y jugos verdes. Si con tantas ocupaciones a veces olvidas desayunar o has descuidado tu alimentación, es momento de que pongas cosas cosas en orden. El desayuno es una comida muy importante, pues te da la energía necesaria para continuar tu día sin que te sientas desbalanceada. Si no tienes mucho tiempo para prepararte un desayuno muy elaborado, entonces apuesta por los smoothies y los jugos verdes que son saludables, súper fáciles de preparar y efectivos para cuidar tu salud, alimentación y llenarte de energía. Además, son bajos en calorías. Te recomendamos el de apio, nopal, manzana verde y espinaca. ¡Sano y delicioso!

Una copa de vino. Después de un largo día te mereces una rica cena y una copa de vino para relajarte, además estarás cuidando tu saud, pues el vino contiene antioxidantes que combaten los radicales libres, los cuales juegan un papel importante en el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad.  Además, podrá ser un pretexto para mejorar tu alimentación, pues el vino es parte fundamental de la dieta mediterránea, que es rica en frutas frescas y vegetales. Estudios han demostrado que esta dieta está asociada con una vida más larga y saludable.

Mani y pedi. Regálate un par de horas al mes para darle mantenimiento a tus manos y pies. Relájate mientras se ocupan de ti. Elige esmalte gel de larga duración para evitar que el esmalte se caiga rápido. 

Corte de cabello. Así como tus manos y pies necesitan cuidado, también lo necesita tu cabello. Aprovecha tu visita al salón de belleza para que te corten las puntas maltratadas y para que te apliquen algún tratamiento capilar que te ayude a mantener tu melena saludable, fuerte y con brillo. 

Masaje. Con todo el trabajo que haces diariamente te mereces un descanso. Te recomendamos que al menos una vez cada dos meses te tomes el tiempo para un masaje relajante. Las presiones diarias, el estrés de la ciudad y el cansancio físico provocan que nuestro cuerpo se tense causando síntomas como dolor de espalda, cuello o cabeza. 

Sexualidad. No descuidar tu sexualidad es una buena forma de cuidar de ti y consentirte de una forma muy placentera. Tómate el tiempo para disfrutar de la intimidad con tu pareja. Además, el sexo después de tener un hijo puede ser más intenso y es una buena manera de empezar a mover el cuerpo y quemar unas cuantas calorías.