Dile adiós a los milium de tu rostro con estos consejos

Conoce estas bolitas blancas y aprende a eliminarlas.

¿Conoces los milium o esas bolitas blancas que aparecen en el rostro? Si pensabas apretarlos como si fueran espinillas, ¡detente! Pues no tienen nada que ver con eso. En esta nota te lo explicamos.

Su nombre es bien extraño, pero su aparición es más común de lo que pareciera. Suelen brotar alrededor de los ojos, de las ojeras, de los párpados y de los pómulos. Técnicamente son quistes de queratina que se traducen en bolitas de grasa atrapadas en capas de células muertas de la piel.

Estas bolitas que se ven como una serie de granitos no presentan ningún inconveniente para la salud, sino que si deseas deshacerte de ellos sirve para un fin estético.

Varias son las razones de su origen en algunas personas, dentro de las cuales se identifican por el exceso de grasa, por fumar, por una mala alimentación, por sobreexposición al sol, por no exfoliarse el rostro, por no ocupar los cosméticos adecuados, e incluso por genética.

Por lo tanto si deseas prevenirlos, entonces debes hacer todo lo contrario de las razones que acabamos de mencionar. Ahora, si ya los tienes en tu cara, entonces sigue estos consejos naturales a continuación.

primarymilium.jpg

© your-doctor.net/

Antes que todo debes saber que para eliminarlos jamás se aprietan como si fueran espinillas, pues es una zona bastante dura y que esta presión podría lastimar tu piel y hacerte heridas.

  • Limpia diariamente tu cara con un desmaquillante, una leche limpiadora y un tónico. El agua micelar también puede ser una buena opción que simplifica estos pasos.
  • Exfolia tu rostro dos veces a la semana con la mezcla de azúcar y miel masajeando la zona y dejando actuar durante 15 minutos. Luego lavar con agua tibia.
  • Varias veces a la semana puedes ponerle vapor a tu cutis con la ayuda de una olla de vapor para que así se abran los poros cerrados.
  • Aplicar vinagre de manzana en los milium es un secreto natural que puedes hacerlo todos los días. Debes dejarlo actuar por 25 minutos y luego enjuagar con agua tibia.

Cabe mencionar que los resultados no serán visibles de un día para otro, sino que pueden tardar semanas. Todo depende de la constancia y la prevención. Recuerda que para mayor seguridad puedes acudir a un dermatólogo.