El cuello es la zona que más revela nuestra edad, aprende a cuidarlo

El cuello y el escote son zonas que requieren mayor cuidado. Te decimos qué hacer para que tu piel luzca sana y hermosa

Todas los días cuidas la apariencia de tu rostro para mantener la piel tersa y retrasar la aparición de las líneas de exprexisión, también te preocupas por tener una dieta balanceada y haces ejercicio para estar en forma, pero ¿te has preguntado qué haces por tu cuello y sabes si necesitas algo más de lo que le das?

El escote es una de las zonas más reveladoras de la edad y también del cuidado que tienes de tu cuerpo, ya que ahí es donde viven -sin pagar renta- la flacidez, las arrugas y ¡las manchas! Todo lo que puede sumarte muchos años y restarte bonos en apariencia.

Así como el rostro necesita un proceso de prevención para que los signos de envejecimiento se retrasen, el cuello también demanda que lo conozcas y atiendas.

       DESCUBRE MÁS:

 

¿Por qué la piel del cuello es más delicada?

En el cuello hay una menor cantidad de glándulas sebáceas, por lo que es común que se deshidrate y luzca áspero; además, ahí se produce mucho menos colágeno y elastina, lo que favorece la pérdida de firmeza y las arrugas tempranas.

En esta zona hay menos cantidad de melanocitos, las células que fabrican la melanina y defienden a la piel del sol, por lo que el foto envejecimiento y las manchas también llegan fácilmente.

¿Has escuchado de la papada? Pues en esta zona se acumula más grasa, por lo que, sumado a la flacidez que provoca la edad, se traduce en un doble mentón que echará a perder todas tus selfies.

Además, la piel de la zona del cuello es más delgada y no tiene folículos pilosos, por lo que se vuelve muy sensible y débil. Si le sumas la ley de la gravedad, los factores genéticos y hasta el estrés de tu vida diaria, sabrás que es ahí donde las marcas de círculos horizontales aumentarán tu edad.

Hasta aquí todo parece fatal, pero la buena noticia es que aún estás a tiempo para corregir la falta de cuidado y brindarle a tu cuello todo lo que no le has dado.

Cómo cuidar tu cuello y escote en 3 pasos: 

1. Tratamiento anti-edad

Si ya tienes una rutina para cuidar tu rostro, no olvides incluir también un tratamiento para el cuello y escote que contenga antioxidantes, colágeno y vitamina A, y que también ayude a hidratar.

Recuerda cuidar tu cuello y escote por la mañana y la noche. 

Aplica un tratamiento anti-edad en esta zona dando un masaje con la yema de los dedos suavemente en movimiento ascendente de escote a barbilla. 

2. Cuida tu postura

Si bien el tratamiento ayudará a mantener hidratada y protegida la piel, cuando hablamos del cuello es importante que cambies pequeños hábitos. Por ejemplo, si tu trabajo demanda muchas horas en una sola postura, no olvides que el cuello siempre debe permanecer en forma totalmente vertical para evitar que se marque. Incluso para dormir, las almohadas que son bajas favorecen que las arrugas no aparezcan o no se acentúen.

3. Haz ejercicio

Si quieres ejercitar la zona del cuello, colócate de pie frente al espejo y gesticula de forma pausada y exagerada las vocales. Sentirás que toda la zona trabaja y mantendrás sano tu cuello y la zona del escote.

Con información de Elizabeth Arden