Multimasking y el boom de las mascarillas ¿Cuál es para mi?

Exhibir públicamente el rostro con una mascarilla facial, es moda, algo impensado pocos años atrás. Pero no se trata de cualquier producto, las selfies de famosas con sus "sheet masks" y "multimasking" son las que la llevan. Buscamos además las más nuevas del mercado.

Por Valeska Silva.

Famosas como Kim Kardashian, Alexa Chung, Karlie Kloss o Georgia May Jagger ya han subido más de una vez alguna selfie a sus redes sociales con una máscara facial. Y más de algún rostro se ha paseado por las calles de Nueva York con ella puesta. Pero no se trata de cualquier máscara; las "sheet masks" son las que van superpuestas sobre el rostro y que se sujetan con hilos, como la que usa el protagonista del famoso musical "El Fantasma de la Ópera". Suelen ser de hidrogel o celulosa, y su origen es coreano.

Son un boom tanto en Europa como en Estados Unidos. A diferencia de las clásicas mascarillas en crema, las sheet masks vienen adaptadas a las facciones –con los orificios para nariz y ojos– y con las sustancias adecuadas para provocar los efectos deseados en el rostro. Se deja actuar el tiempo indicado, se retira, ¡y listo!

Y el "multimasking" es la tendencia que triunfa en Instagram, convirtiéndose en una obsesión de los usuarios. Consiste en aplicarse una mascarilla diferente para cada zona del rostro, es decir, a mayor variedad de colores y texturas, más "likes" se recibirán. Dentro de los consejos de sus fanáticas destaca realizarlas durante la mañana, especialmente si se ha dormido poco.

Natalia Carvajal, cosmetóloga de Clínicas Le Ciel, señala que más allá de la tendencia de fotografiarse con una mascarilla y publicarlo, el tema es que hoy todos los famosos se cuidan mucho y no les da miedo asumirlo. "Es para decir 'me estoy cuidando, estoy haciendo algo por mi piel'. Especialmente porque antes se escondía, y hoy no". Esto porque con la moda de las selfies y las redes sociales, hasta la acción más normal o rutinaria de nuestras vidas pasa a la categoría de acto público.

La moda de las mascarillas faciales –más allá de las mencionadas selfies– viene de la explosión de los cosméticos asiáticos, especialmente los de origen coreano, que son un must y llegaron para quedarse. Es tal la obsesión por el cuidado facial que las coreanas utilizan dos mascarillas al día, una por la mañana y otra por la noche. Todo un exceso.
Carvajal sostiene que hay diversas marcas y líneas que tienen este tipo de máscaras, pero aclara que las sheet masks "en general no tienen propiedades que actúan en profundidad; lo que se obtiene es un resultado momentáneo. Son buenas para usarlas un día por una actividad puntual, por ejemplo. Su efecto es más bien pasajero, aunque siempre va a ser mejor que no usar nada".

Por eso destaca la importancia de realizarla de manera profesional. "La mascarilla que forma parte de un tratamiento que se realiza en un centro especializado actúa en capas más profundas de la piel. La concentración de principios activos es mucho más alta de lo que se puede acceder en el mercado, entonces la hidratación es más profunda. Lo que hacemos es utilizar mascarillas que terminan haciendo efecto desde las puntas de las pestañas hasta los labios".

Los especialistas coinciden en que un tema básico es el proceso previo que hay en el uso de todas las mascarillas faciales. Así lo asegura la cosmetóloga de Le Ciel. "No se trata de comprarla y simplemente usarla. La preparación de la piel, limpiando y exfoliando debidamente antes de usarla, es lo que permite un mejor resultado. De lo contrario, el beneficio y la hidratación será muy superficial".

Para quienes quieren resultados más visibles y a largo plazo, recomienda un trabajo profesional: "El ideal es realizar lo que denomino un tratamiento de shock, que es la realización de 2 hidrataciones profundas dentro de 1 mes. El día 1 y el día15. Luego de ello se puede mantener con una hidratación una vez al mes".

Mascarillas caseras

De avena. Dejar remojando la avena de un día para otro. En la mañana te lavas el rostro con esa mezcla. Va a ayudar a equilibrar mucho el pH de la piel. Es un buen limpiador casero.
Miel. Una mascarilla de una cucharada grande de miel deja la piel muy suave e hidratada.

Miel con azúcar. Máscara exfoliante, se realiza con miel y una cucharadita de azúcar. (de preferencia rubia, porque es más gruesa y logra mejor textura). Se deja actuar 15 minutos y luego se retira. Hidrata y retira las células muertas.

De pepino. Se corta en rodajas no muy gruesas y se deja actuar sobre la piel por 15 minutos. Refresca y suaviza la piel.

Huevo y miel. Con la yema de un huevo y una cucharada de miel hacer una mezcla. Dejar actuar sobre el rostro entre 15 y 20 minutos. Muy buen hidratante.

*Es importante señalar que todas estas recomendaciones son para pieles sanas, que no tengan patologías.

Recomendaciones por edad

* Piel joven (18-25 años). Son pieles en las que suele haber acné y grasitud. Se recomienda el uso de mascarillas livianas y refrescantes, las de pepino y arcilla son las más usadas. También se puede iniciar la prevención de líneas de expresión con productos hidratantes, como la miel.

* Piel adulta (25-40 años). A esta edad lo fundamental es la hidratación, ya que el colágeno natural que tiene la piel tiende a disminuir. Ayudar a mantener la luminosidad del rostro es otra preocupación. Los velos de colágeno, el uso de miel, huevos y avena son los más recomendados.

* Piel madura (40 años y más). Son pieles que suelen estar secas y sin luminosidad. La hidratación, luminosidad y la preocupación por manchas y arrugas son fundamentales. Se recomienda el uso de las mascarillas hidratantes, agregando unas gotas de limón, por ejemplo, que ayuda a desmanchar la piel.