En invierno aprovecha el agua de lluvia para cuidar tu piel y tu cabello

Lavar con agua de lluvia tiene muchos beneficios potenciales. El agua de lluvia no es sólo ecológica, sino que también es buena para la piel y el cabello.

La lluvia nos ha acompañado y acompañará, por el momento en nuestro país. El sol y la buena temperatura nos ayudan a tener mejor humor, a sentirnos más libres, incluso a estar más positivos pero las circunstancias climatológicas nos obligan a adaptarnos al agua y debemos hacerlo, aprovechando los beneficios que puede aportarnos.

Pese a que siempre evitamos mojarnos, ya que esto parece ser un pecado terrenal, debemos ser conscientes de que, al llover, estamos recibiendo agua pura, con todas sus propiedades y componentes, pertenecientes a la naturaleza, por lo que esto puede ser muy beneficioso para nuestra piel. Su limpieza es extrema y podemos encontrar algunos recursos naturales para su uso.

       DESCUBRE MÁS:

 

Esta agua, al ser completamente natural, nos ayuda a tener la piel más tersa e hidratada, por lo que podemos usarla para lavarnos la cara al despertar y a antes de irnos a dormir. Sus propiedades ayudan a que, cuando nos lavemos el rostro, aprovechemos más la espuma limpiadora y esto puede tener unos resultados excelentes.

Es un remedio casero y poco conocido que nos ayudará a encontrar los aspectos más positivos de la climatología pero tenemos que tener en cuenta que los resultados serán diferentes según cada tipo de piel. Habrá pieles a las que beneficie más y otras, en las que no tenga el mismo efecto.

 

Lo ideal es que se pruebe con un poquito de agua, a ver cómo nos sienta y cómo notamos la piel. También tenemos casos de los más arriesgados, que hacen uso del agua de lluvia para lavar el cabello, ya que aseguran que les queda mucho más suave. La recomendación es que antes de ponernos manos a la obra, probemos con una pequeña parte, para comprobar si nos gusta el efecto final.

El agua que recoges después de una tormenta es suave; esta ayuda a que los jabones y champús hagan espuma mejor y deja menos residuos de jabón en tu piel y cabello. Puedes lavar con agua de lluvia con un poco de planificación y preparación.

Además, según afirman algunos profesionales de la cosmética, es bueno que expongamos nuestra piel a la lluvia, durante unos minutos, porque así eliminamos impurezas y ayudamos (por ejemplo en el rostro) a fortalecer los músculos faciales.

También debemos saber que la lluvia siempre viene acompañada de la humedad, la cual es beneficiosa para la hidratación de nuestra piel. De este modo, si nos encontramos en la playa, en pleno verano, nuestra piel suda más y esto hace que esté más hidratada que en invierno, cuando las bajas temperaturas la resecan y agrietan.