Nueva forma de depilación permanente: útil para todo tipo de piel

Gracias a la nueva tecnología en microondas, tu tono de piel o de vello ya no será un impedimento para deshacerte de ellos de forma permanente.

¿Se acuerdan cuando la depilación láser vino a revolucionarlo todo? En un principio, era una tecnología disponible para unos cuantos, pero no tardó mucho en popularizarse tanto que pronto aparecieron marcas con precios más accesibles y sesiones que parecían interminables para deshacerse de los implacables vellos. Ahora tenemos diferentes tipos de luz y rangos de efectivad diferentes, aunque en esencia, siguen siendo lo mismo.

Aunque hubo gran revuelo, mucha gente quedaba fuera ya que la tecnología no podía eliminar permanentemente los vellos de colores claros, o en pieles más oscuras. Es decir, una buena parte de la población quedaba fuera de los posibles beneficios de esta técnica.

Sin embargo, un pequeño laboratorio de California llamado Miramar Labs, ha inventado una forma de deshacerse permanentemente del vello que pueden usar todos: las microondas. Así es, la misma tecnología que usamos para calentar comida, o casi, sirve para eliminar los vellos de la axila. Según lo afirmaron los dermatólogos creadores de este método para el portal Mic:

Las microondas penetran en la piel a la profundidad de las glándulas sudoríparas y folículos que están debajo del nivel de la grasa, así que las microondas pueden calentar y destruir de manera precisa.

hairemoval.jpg

(C) markjensenplasticsurgery | Instagram

Aunque aún no ha sido aprobada por la FDA (Food and Drug Administrartion) para usar en cualquier otra parte del cuerpo, sus creadores como Jessica Weiser, aseguran que hay una reducción del vello del 60-80% después del procedimiento. Y no es mera especulación, ya que llevan más de 40,000 procedimientos realizados.

Las microondas no se guían por el color como lo hiciera el láser, así que es una tecnología que puede ser usada por cualquiera que pueda pagarla por ahora, cada sesión cuesta entre 2,500 y 3,000 dólares. El precio no es el único diferenciador a su antecesor, ya que es un poco más doloroso (se requiere anestecia local) y aún no se conocen los efectos a largo plazo, aunque por su presición no causa daños en la piel.

Se espera que esta técnica se popularice pronto, se pueda usar en más zonas del cuerpo, y llegue a un precio que más de unos cuantos puedan pagar. Por lo pronto, no experimenten con sus hornos en casa.