El antiguo método del cordón para bajar de peso ¿Lo harías?

A pesar de que los cánones de belleza han cambiado a lo largo del tiempo, desde la antigüedad las mujeres se han preocupado por su figura y por alcanzar el modelo ideal que en ese espacio y tiempo determinado se les imponía como 'perfección'.

Una de las civilizaciones que más destaca por la estética de sus mujeres y los métodos de belleza que utilizaban es la cultura egipcia. Recordemos la historia de Cleopatra, una mujer que describen como sumamente hermosa, y sus baños de leche para mantener una piel radiante.

Por supuesto, para mantener esas cinturas de reloj de arena que las caracterizan, las mujeres egipcias solían atar un cordón alrededor de su cintura para poder perder peso. Un método inofensivo y qué quizá le resulte útil a varias mujeres de hoy en día.

Pero, ¿cómo funciona? Más que ser un método mágico que de la nada desaparecerá esa lonjita, los cordones actúan de manera psicológica, ya que cada vez que adelgazas gracias a una dieta balanceada y a una rutina de ejercicios se ajusta el cordón. Es una forma de recordarte que has bajado de peso y quieres seguir haciéndolo o, has llegado al peso que buscabas y no deseas regresar a usar todo el largo del cordón. La mente es muy poderosa.

Este método ha sido retomado por varias mujeres en Inglaterra e incluso ya salió una marca de banditas ajustables, que reemplazan el cordón, ideales y discretas para usarlas todo el día, incluso mientras te bañas.

¿Te animas a intentarlo?