¡Láser para todo! Descubre sus distintas posibilidades cosméticas

Mirarse al espejo y encontrarse con arrugas, cicatrices, piel flácida o vellos indeseados, ya sea en el rostro o cuerpo, definitivamente no es motivador. El láser es una solución a muchos de estos problemas estéticos y dermatológicos; aparte de rápida e indolora, su aplicación no representa riesgos para la salud. ¡Entérate de todo lo que puedes mejorar!

 

Imagen foto_0000002220140401100041.jpg

Por Alexandra Gallegos A.

Desde que se diseñaron los primeros dispositivos láser en los años 60, éstos han evolucionado hasta convertirse en auténticos todoterreno; tanto que algunos equipos son capaces de tratar un sinfín de patologías, y combinados entre sí o con el apoyo de otros tratamientos o fármacos, multiplican sus resultados.

Así, este poderoso rayo de luz es una alternativa real o complemento de una cirugía plástica y, lo mejor de todo, la oportunidad de mejorar imperfecciones sin dolor ni presencia del bisturí.

La utilización del rayo láser revolucionó las terapias dermatológicas recién en los años 60. ¿Cómo funciona? En términos simples, lo que sucede con el láser es que su luz se dispersa y se transmite a los tejidos más profundos o se absorbe. Su efecto más relevante es la fototermálisis selectiva, que es la transformación de la luz en energía térmica. Y como tiene una longitud de onda específica, actúa sobre un solo punto.

Como lo hemos dicho siempre, debes ser muy cuidadosa al momento de elegir dónde realizarte algún tratamiento, ya que mal utilizado puede ser peligroso. Ten encuenta que los distintos tipos de láser están en diferentes longitudes de onda, siempre en el rango de la luz visible y del infrarrojo, pero nunca en el de la luz ultravioleta, ya que ésta produce cáncer.

Ten en cuenta también que el invierno es la época ideal para someterse a tratamientos láser, ya que es recomendable no exponerse al sol para evitar manchas o pigmentación post-inflamatoria.

En Chile

La oferta en Chile en clínicas especializadas es bastante, y si ya decidiste utilizar el láser en algún problema específico que te molesta, recorre, cotiza y compara antes.

Sigue > >