Labios OK: las claves para que luzcan siempre sensuales

Una boca sensual, de atractivo color y agradable textura, es un imán que los hombres declaran, abiertamente, no resistir. se trata de una parte esencial de nuestro rostro, pero lamentablemente los continuos efectos del clima y nuestra falta de preocupación pueden causarles daños irreparables. En época de frío, dedícales más cuidados que de costumbre.

 

Imagen foto_0000002320130625135104.jpg

Nuestro baño está lleno de cremas contra las arrugas, las ojeras, las bolsas, la celulitis; de tratamientos para el cabello seco o teñido, o para reafirmar o hidratar la piel seca… Revisa entonces cuántos productos específicos tienes para humectar y proteger los labios… Seguramente, muchos menos.

El problema es que los labios también van envejeciendo, pero a diferencia de la piel, no existen cremas que puedan frenar este proceso. Por eso, la única manera de mantener su belleza es prevenir, usando siempre protector solar –especialmente en verano– y humectantes específicos en verano e invierno. Y una recomendación importante: no te tientes con "seguir de largo" con tu crema humectante o antiarrugas de rostro, ya que los labios, por ser mucosas, pueden dañarse en profundidad debido a los fuertes ácidos que contienen este tipo de productos.

Lamentablemente, a excepción de los amantes de los deportes al aire libre, no tenemos mucha cultura de cuidar y proteger los labios de los agentes externos como el sol, viento, frío o nieve. En general, acudimos a la consulta del especialista –en este caso, dermatólogo– cuando ya tenemos un problema específico y fuera de control, como un labio partido que se fisuró, sangra y duele.

El mayor envejecimiento de los labios se origina con el daño solar, que puede derivar, incluso, en un cáncer a la zona.  Los cambios climáticos, como calor o frío extremos (las temperaturas bajo cero de las últimas semanas son un claro ejemplo), terminan por afectarlos y producen en ellos distintos tipos de daño, según la sensibilidad de cada uno. ¿Los más comunes? Se resecan, resquebrajan, descaman y, en algunos casos, hasta se fisuran. Por ello se recomienda aplicar bálsamos labiales cada 2 horas, de manera de mantener la zona humectada y protegida todo el día.

Sigue > >