Conoce las dietas más raras y absurdas de la historia

Fue en la época victoriana cuando realmente empezaron a tener éxito las dietas rápidas como las de nuestros días.

 

Imagen foto_0000002220130513190536.jpg
Imagen: Getty

 

Hacer dieta es un tema que viene desde tiempos inmemoriales y no sólo en la actualidad las persona, principalmente las mujeres, buscan las mejores alternativas para bajar algunos kilos y ojalá muy  rápidamente.

 

Un artículo de la BBC recoge las dietas más raras de la historia universal y cuenta como los romanos y los griegos ya hacían dieta, aunque por aquel tiempo era por cuestiones de salud y forma física.

 

Según el artículo, fue en la época victoriana cuando realmente empezaron a tener éxito las dietas rápidas como las de nuestros días. "Con los griegos y los romanos todo giraba en torno a la salud física y mental. Fue en el siglo XIX cuando la gente empezó a hacer dietas por razones estéticas más que de salud y ahí la industria de las dietas empezó a crecer", dice Louise Foxcroft, historiadora. "La palabra griega diatia describe todo un nuevo estilo de vida", explica, autora del libro "Calorías y Corsés: Historia de la Dieta en los últimos 2000 años", que recoge algunas de las dietas más extrañas de la historia.

 

Masticar y escupir

A comienzos del siglo XX, el estadounidense Horace Fletcher decidió que una buena manera de perder peso era masticar y escupir en abundancia. Su dieta proponía masticar bien la comida hasta extraer todo lo "nutritivo" y después escupir la materia fibrosa que queda en la boca.

 

Por ejemplo, había que masticar hasta 700 veces una cebolla, así que la gente tenía que llegar pronto a las cenas si querían que les diera tiempo a masticar toda la comida con tanta precisión. Algunos de sus seguidores más famosos fueron Henry James y Franz Kafka.

 

Esta dieta tenía otra particularidad: debido a la poca cantidad de comida que se ingería, quienes hacían la dieta sólo defecaban una vez cada dos semanas y casi sin olor, por lo que el propio Fletcher se refería al aroma de los excrementos "como el de galletas calientes".

 

La dieta de la solitaria

Las lombrices solitarias fueron un remedio de moda para los dietistas de comienzos del siglo XX. A comienzos de 1900 se empezó a publicitar la llamada "dieta de la lombriz solitaria". Muchos años después se decía que la cantante de ópera Maria Callas comía estos parásitos para intentar perder peso, aunque desde entonces se ha considerado un mito.

 

Normalmente se ingerían huevos de lombriz solitaria, a menudo en píldoras. La teoría era que las lombrices llegarían a la madurez en los intestinos y absorberían la comida. Esto causaría pérdida de peso, diarrea y vómitos.

 

Una vez que la persona alcanzara su peso ideal entonces podría recurrir a una pastilla anti parásitos para deshacerse de las lombrices. Aunque expulsar los parásitos causaba a menudo fuertes dolores y complicaciones rectales y abdominales.

 

Además, una lombriz puede llegar a medir hasta 9 metros, además de provocar problemas de vista, meningitis, epilepsia y demencia. A pesar de todo fue todo un éxito para la industria de las dietas de aquellos años.

 

Arsénico

Los "remedios mágicos" que prometían perder peso en el siglo XIX también escondían peligrosos ingredientes, incluyendo el arsénico. A menudo la gente tomaba más dosis de las recomendadas, pensando que tomando más píldoras conseguirían mejores resultados, aunque en realidad se arriesgaban a envenenarse con arsénico.

Además, los fabricantes o vendedores a menudo ni siquiera anunciaban que éste era uno de los componentes, así que la gente no sabía realmente lo que estaba consumiendo.

 

Sigue en página 2…