El tratamiento con gas que elimina y para siempre a la molesta celulitis

La temida celulitis, también conocida como “Piel de Naranja”, se conoce comúnmente como la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, que forma nódulos de grasa y toxinas.

 

 

Imagen
Imagen: Getty

Un mal que aqueja al 90% de la mujeres entre los 25 a 30 años es la flacidez o celulitis conocida como "piel de naranja". Se presenta en nuestra piel en la zona de los muslos, abdomen, y brazos impidiendo que no nos atrevamos a caminar libremente en traje de baño por la playa o usar short y faldas en la ciudad.

La temida celulitis, también conocida como "Piel de Naranja", se conoce comúnmente como la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, que forma nódulos de grasa y toxinas.

"Su aparición se asocia a hábitos poco saludables, como una vida sedentaria, estrés, ropa muy ajustada y malas posturas, entre otros. Pero también influyen la genética y los problemas hormonales. Las zonas de nuestro cuerpo que más la sufren son los glúteos, los muslos y las caderas" Indica Doris Martínez, experta en estética de Centro Les Gémeaux Esthetique www.lesgemeaux.cl

Si nos pilló el verano con celulitis.. ¿qué podemos hacer?

El traje de baño es la prueba de fuego de cómo nos preparamos durante el año para la llegada del verano, si el nivel de celulitis que tenga la persona no se amortiguó ni con dietas ni con ejercicios es hora de buscar una solución rápida y permanente, la experta del Centro Les Gemeaux recomienda el tratamiento de carboxiterapia.

 

Consiste en el uso terapéutico del anhidrido carbónico (CO2) en forma de gas. La administración puede ser por vía subcutánea o percutánea. Se trata de un método eficaz, seguro y aplicable a cualquier mujer de cualquier edad, ya que se puede efectuar en cualquier parte del cuerpo sin efectos secundarios.

 

La técnica es muy sencilla. Se realiza a través de un equipo especialmente diseñado, que permite controlar la velocidad de flujo, tiempo de inyección y monitorizar la dosis administrada. Se aplican varias inyecciones con una aguja de diámetro 30G. El gas difunde rápidamente a los tejidos adyacentes.

 

"La carboxiterapia es uno de los tratamientos más eficaces para combatir celulitis, flacidez y grasas localizadas, estimula las células de nuestra piel con agua, nutrientes y oxígeno . La aplicación de CO2 permite restablecer la forma lisa de la zona del muslo a través del restablecimiento de la correcta circulación. Con el tratamiento se aumenta la cantidad y la velocidad del flujo sanguíneo, lo que permite disminuir la acumulación de líquido entre las células desintegrando la grasa de la hipo dermis principal causante de la celulitis y flacidez en muslos ", explica Doris Martínez

 

De esta manera se consigue estimular de forma natural el metabolismo local a través del aumento de la micro circulación, la eliminación de toxinas y la activación del proceso de destrucción del tejido graso.

 

Otros usos:

La especialista, explica que la carboxiterapia existe desde la década de los '50, pero que su uso en el mundo de la belleza es relativamente reciente.

 

El tratamiento se puede utilizar también en el rostro para suavizar arrugas, eliminar los círculos oscuros que aparecen bajo los ojos, desvanecer cicatrices, y combatir adiposidades localizadas y principalmente la celulitis. "La celulitis es un problema crónico muy difícil de tratar y con esta técnica se logran lejos los mejores resultados de forma rápida y permanente", asegura Martínez.

 

Para el tratamiento de la celulitis se recomienda un mínimo de 10 sesiones , aunque puede variar de acuerdo al diagnóstico y a la etapa en que se encuentra la "piel de naranja" que tanto atormenta a las mujeres.

 

Después de la quinta sesión se puede notar una mejoría general en el área tratada y entre la octava y décima semana se podrá notar que el área está firme. El tratamiento puede demorarse aproximadamente quince minutos por área y se realiza una o dos veces a la semana.

 

Si la persona se compromete a seguir un programa de ejercicios y una dieta sana los resultados podrían durar por años, pero si por el contrario la alimentación no es buena y se lleva un estilo de vida sedentario, el problema volvería en poco tiempo.