La industria del maquillaje, ¿Nos hacen sentir mal para vendernos más?

Tu baja autoestima podría ser la meta de las compañías que venden maquillaje

Esta parte de la industria genera un aproximado de 160 billones de dólares al año. Cada vez vemos más marcas de maquillaje que se convierten en algo global, que cada vez más gente recurre a youtube para aprender cómo maquillarse y que cada vez más marcas de otras cosas (como ropa, lencería, accesorios), sacan sus propias líneas de cosméticos al mercado. ¿Y por qué no? Es un negocio multimillonario y sacarle provecho no es malo, ¿Oh si?

Estuve investigando un poco y me siento un tanto dividida moralmente en este tema. A mi me gusta mucho usar maquillaje. No sólo por el hecho de verme de tal o cual manera. Me gusta jugar un poco con los rasgos de mi cara y poder resaltar los que a mí más me gustan. Creo que podría reducir su uso un poco, pero en realidad me gusta arreglarme en las mañanas y usar cosméticos. Pero en definitiva no me gusta que las marcas usen los ataques a la autoestima como medio de comercializar sus productos.

Hace unos años vi este video sobre como en medios de publicidad se distorsiona mucho la belleza. Haciendo que alcanzar los estándares de belleza que se buscan hoy en día sea casi imposible. Aquí está el video:

No sé si recuerden mi post sobre el champú, pero llegamos a la conclusión de que las marcas de este producto podrían hacerte quedar calva con tal de hacerte creer que necesitas más champú. Creo que con el maquillaje a veces podría ser lo mismo. Van a hacer que te sientas fea para que tengas esta terrible necesidad de comprar sus productos.

Hay varias razones por las cuales nos maquillamos. De manera subconsciente queremos atraer una pareja y tener un cierto status. Cosas para los cuales el maquillaje nos sirve de herramienta, los labios rojos son un mensaje subconsciente de fertilidad, mientras que las mejillas rosadas dan un mensaje de vitalidad.

Entre más distorsionan las compañías nuestro ideal de belleza, percibimos como más feas a las mujeres al natural, o incluso a nosotras mismas.

No estoy en contra del uso del maquillaje, en realidad estoy muy a favor. Lo que no me gusta es la forma en que se le hace publicidad. No puede ser que su meta sea que las mujeres tengan una autoestima baja para que puedan vender más. Y no pueden basarse en eso para hacer crecer cada vez más la industria.

¿Estamos en esto contra la espada y la pared? El hecho de que me moleste su estrategia de marketing no quiere decir que voy a dejar el maquillaje por completo. Pero si a preguntarme tres veces si es algo que en verdad necesito, porque para ser honestos, si he tenido compras impulsivas de maquillaje pensando en que es algo que “necesito”. En fin, no ser una máquina de consumismo. Al menos no todo el tiempo.

¿Cómo creen que podamos abordar este problema?